Connect with us

Artículos

Cuando el dinero piensa diferente

Published

on

No acostumbro a escribir artículos de opinión porque no es mi fuerte, pero viendo la sobreexposición de la que está siendo parte el tema del que voy a hablar, siento necesario mencionar algo al respecto.

La WWE realizará en Arabia Saudita, el 27 de Abril, un especial llamado “WWE Greatest Royal Rumble”, evento en el que la principal atracción es un combate al estilo Royal Rumble en el que participarán 50 distintas superestrellas. Hasta ahí, me parece una excelente idea para poder promocionarse en este país de Asia Occidental, conocido por ser el mayor exportador petrolero del mundo.

Ciertamente, la economía en estos lares siempre va a ser un atractivo de manual para toda empresa, incluyendo una de entretenimiento como lo es WWE, pues el rédito financiero de elaborar una jugada es mucho mayor al gasto corriente y variable que tendrás que poner en juego. Pero… ¿qué pasa si volteamos la página y empezamos a ver aspectos culturales y sociales?

¡Abajo, “Women’s Revolution”!

Hace un par de semanas se supo que en este susodicho evento no iban a participar las mujeres de la compañía, sino únicamente luchadores varones, pues la cultura saudí así lo determinaba. ¿Cuál es el trasfondo? El trato a la mujer en este país asiático es bastante complejo, pues se cree, en su mayoría, que la mujer tiene como única función el permanecer en casa cuidando a su familia. Por ello, tan solo el 5% de la fuerza de trabajo en Arabia está representada por féminas, un dato no menor, pues es el porcentaje más bajo en el mundo para este rubro. El denominado “apartheid de género” es un mal latente en este país, y poco, muy poco, se ha echo para cambiar la triste situación mostrada en estas líneas.

 

¿Cuál es mi problema con WWE en particular? La hipocresía. La nefasta e inmensa hipocresía. Desde hace tres años han pasado vendiendo, de manera incansable, la existencia de una “revolución de la mujer”, en donde hemos visto a las féminas acaparar la escena del wrestling como nunca antes se ha visto. Historias medianamente importantes en las que se ha dejado de lado el sexismo y machismo excesivo de años anteriores, en donde los segmentos femeninos llegaban a ser, en ocasiones, repugnante. Hemos visto levantar a varias figuras atléticas que semana tras semana nos han deslumbrado con su capacidad de hacer tan buen wrestling como lo han hecho los hombres. Las hemos visto incluso ser el evento principal de PPV’s de la empresa, uno de ellos, el Royal Rumble (primer Royal Rumble femenino de la historia). Y un sinfín de oportunidades que nunca antes habían recibido:

  • Primera Hell in a Cell femenina.
  • Primer Money in the Bank femenino.
  • Primera Elimination Chamber femenina.

TODO. Lo han hecho prácticamente todo y en una cantidad ínfima de tiempo, al punto de que algunos de nosotros, en algún momento, lo hayan sentido demasiado fastidioso o ventajista.

Hoy, pareciera que siempre tuvimos la razón. Que cada vez que llamábamos “oportunista” a WWE, por el simple hecho de generar una estrategia sólida de marketing al propulsar a las mujeres a niveles nunca antes imaginados, teníamos la maldita razón.

Pues sí. Al final, fue la cultura árabe la que no permitió la participación de ninguna mujer en este evento, ¿pero qué hizo WWE? Calló. Decidió seguir adelante con el evento, porque ya se sabe que: “Poderoso caballero es Don Dinero”.

Si tanto te empeñas en vender una “Women’s Revolution”, ¿por qué no le muestras el apoyo a tu roster femenino declinando a hacer el evento si es que ellas no participan? ¿Por qué no buscas una cláusula o acuerdo mutuo entre ambas partes que permitan que no hayan afectados por la diferencia cultural entre dos países distintos? ¿Por qué no les das a tus mujeres una verdadera revolución femenina, sin estándares o caretas que escondan el verdadero rostro de una medida desesperada por conseguir más dinero?

Solo como ejemplo. Me venden a un Finn Bálor que apoya al 100% la comunidad LGBT, cosa que fue más global que nunca este domingo en Wrestlemania y ha sido un auténtico boom en redes sociales al ofrecer merchandising apoyando la causa en específico. ¿Cómo lo presentarás allá en Arabia Saudita? ¿Le quitarás únicamente toda esa envoltura tolerante traducida en millones de dólares? Porque se sabe, que en Arabia Saudita no existe la mínima tolerancia ni apoyo a esta comunidad. ¿Qué pretendes hacer, WWE?

Pues eso. Al final se le cae la máscara a la empresa y demuestra haber hecho tanta pantomima todo este tiempo “al darle a la mujer el lugar que merece”, que simplemente decide flaquear en esta ocasión porque le conviene, y es que acá es cuando el dinero piensa diferente.

Ecuatoriano. Ingeniero Comercial y amante del fútbol y el wrestling.

Comments
Este sitio usa cookies para su mejor funcionamiento    Ver Política de cookies
Privacidad