Connect with us

+ Lucha Libre

NJPW G1 Climax 32: ¿Qué debemos esperar del torneo?

EL NJPW G1 Climax 32 ya ha iniciado. ¿Qué debemos esperar del torneo? Artículo con predicciones a nivel in-ring y resultados.

Published

on

njpw

Un NJPW G1 Climax 32

NJPW acaba de iniciar una nueva edición del G1 Climax, su principal torneo. Normalmente, en la página hemos hecho anualmente una guía con respecto a este tema. Pero por problemas de tiempo, para este año preparé un artículo algo menos detallado. Aunque espero, igual pueda servir para introducirse en el mundo de New Japan Pro Wrestling a los interesados.

El prestigioso G1

El G1 Climax es el principal torneo anual de NJPW y es considerado a menudo, el torneo más prestigioso de la lucha libre mundial. Un hito que ha tenido a muchos de los mejores luchadores de todos los tiempos y también a muchos de los más famosos. Gente como Andre The Giant, Big Van Vader, Kazuchika Okada, Shinsuke Nakamura o Keiji Mutoh. Las primeras versiones de la competencia iniciaron en 1974 y desde entonces cambiaron de formato y nombre hasta llegar al G1 Climax actual.

Okada ganó el G1 del año pasado, el tercero en su carrera.

Por su prestigio, ganar un G1 Climax es considerado un logro aún mayor que hacerse con el título máximo de NJPW y es más difícil obtenerlo en general. Desde que tiene su actual nombre, el ganador máximo es Masachiro Chono con 5 victorias a su haber. Desde el 2012, ganar el G1 equivale a obtener una oportunidad por el IWGP World Heavyweight Championship en Wrestle Kingdom, el principal show de la empresa.

Un cambio estructural

El torneo tiene actualmente un formato de competencia estilo Round-robin (todos contra todos), donde cada victoria equivale a 2 puntos y un empate a 1, en combates con un máximo de 30 minutos. No obstante, vale decir que la edición que acaba de iniciar tiene cambios en el formato con respecto a lo que se venía haciendo ininterrumpidamente desde el 2011.

Hasta el año pasado, eran dos bloques de 10 luchadores cada uno. Ahora en cambio tenemos cuatro bloques, algo que solamente tuvo un precedente similar el año 2000. Y a su vez cada bloque tendrá 7 luchadores. Los cuatro ganadores de los respectivos bloques se enfrentaran en semifinales y la gran final el último día del torneo. Con esos 28 nombres, tendremos el G1 Climax con más participantes de la historia.

Los cuatro bloques generan dos situaciones problemáticas no vistas con el sistema normal. En primer lugar, el hecho de que los luchadores que ganen los respectivos bloques y pasen a las finales se vuelven muy predecibles. Es evidente que la empresa no va a negarle un bloque a Okada u Ospreay, por ejemplo. Con solamente dos finalistas era mucho más fácil ver quienes eran esos finalistas.

No obstante y el principal problema, son los combates llamativos. Con dos bloques de 10 luchadores cada uno, que a su vez solían ser de lo mejor de la empresa, tener muchos cruces de grandes workers era cuestión de todos los años. Ahora y con cuatro bloques, los luchadores talentosos reducen a la mitad la chance de encontrarse con otros luchadores de gran nivel. Y es porque si bien la cantidad de luchadores aumentó de 20 a 28, muy pocos de los que no estuvieron el año anterior tienen ese gran nivel.

A continuación vamos a revisar los bloques y los distintos luchadores que forman parte de los mismos.

Bloque A

Kazuchika Okada es EL candidato a llevarse el torneo sin ninguna duda. Demás está decir que es el bloque donde está más claro el ganador y que ninguno de sus rivales tiene ninguna chance real. Y es porque si Okada no gana el torneo, es evidente que igual llegaría a la semifinal al menos. Comenzamos mal hablando de lo predecible.

Jeff Cobb arrasó el G1 Climax del año pasado y es alguien a quien tener en cuenta como segundo luchador con más puntos acumulados. No obstante, hay alguien más claro en esa posición y es Lance Archer. Hay que considerar que Archer es el invitado estrella que llegó desde AEW y que enfrentará el día 18 (el último antes de la final) a Okada. Mucha pinta de que esa será la definición del bloque A.

Toru Yano puede robarle puntos a cualquier luchador importante, sea quien sea, y también ser vendido como alguien lo suficientemente débil para perder ante todo el mundo. Por tanto, siempre es el luchador ideal para restarle puntos a los pesos pesados del torneo y regalarle puntos a los que van demasiado abajo. Generalmente gana puntos suficientes como para terminar el torneo en la mitad de la tabla.

En otros años en que Bad Luck Fale si participó, tuvo un bookeo más o menos protegido. En cambio, ahora hay mucha pinta de que lo pusieron solamente para hacer algunos “duelos de monstruos” con gente como Cobb y Archer, sin salir victorioso. Chances reales de que podría ser el último en el bloque.

Tom Lawlor y JONAH hasta ahora nunca han trabajado con el roster principal de NJPW por ser del STRONG. La única pista de estas incógnitas es que hasta el momento, los luchadores del territorio estadounidense suelen ser bookeados más débiles que los luchadores en Japón. Quizás sean de los últimos de la tabla.

Combates destacados

Okada suele rendir muy bien en las luchas cortas de un G1 y lo más atractivo podrían ser sus encuentros con Archer, Cobb y Lawlor. En ese sentido, Lawlor llama la atención por el hecho de ser aparte de un nombre completamente nuevo, alguien con quien aún no se ha enfrentado nadie del bloque. Si les gusta, pueden ver también los encuentros de Yano, si es que no les desagrada el humor del payaso de la empresa.

JONAH y (especialmente) Fale son los luchadores más débiles en el ring del bloque y no hay problema en pasar de sus combates.

Bloque B

Al menos en el formato anterior del G1, el campeón principal de NJPW siempre estaba colándose entre los cuatro luchadores más dominantes de cada año, si bien nunca llegaba a la gran final. Desde esa perspectiva, es muy probable que Jay White gane el bloque B, para luego caer en las semifinales del último día.

El gran candidato del torneo es Okada y bastante por detrás, podríamos considerar también a Will Ospreay. Si hemos de nombrar a un tercero, quizás suena a locura esto, pero vale decir que a falta de otros nombres, NJPW siempre ha tenido consideración por SANADA. De todos modos, el rubio de los Ingobernables la tiene extremadamente difícil y ni siquiera tiene más chances de llevarse el bloque que White.

Si White ni SANADA no se llevan el bloque, otra opción real es Tomohiro Ishii. El Stone Pitbull ya tiene su rivalidad de años con Jay que incluyó el que haya evitado que llegara a la gran final del G1 Climax 30. Pero claramente, el mayor indicio es que él luchará contra SANADA el día 18. ¿Será la gran final del bloque? Igual y sea como sea, si Ishii se llevara el bloque, ninguna chance de pasar de semis.

Pasando a los luchadores sin opciones, uno que si podría ganar varios combates es Great-O-Khan. Nombre protegido y en crecimiento dentro de NJPW. Quizás lo mismo si pensamos en Tama Tonga, desgraciadamente, vale recordar que recientemente fue campeón del título NEVER. En cuanto a los luchadores más débiles de este bloque, probablemente serán Chase Owens y (lamentablemente) Taichi.

Combates destacados

Las combinaciones interesantes las pueden dejar Ishii, White y Taichi, tres luchadores que entre ellos siempre han dejado cosas. Mencionar igualmente, que Ishii suele ser el MVP de cada G1 en que participa, por lo cual siempre es interesante ver sus luchas. Y ciertamente, también está más que interesante Great-O-Khan, un luchador que ha crecido notablemente desde su regreso a NJPW. Aquellos luchadores cuyas luchas se vuelven menos interesantes, serían SANADA, Owens y Tonga.

Bloque C

Llegamos al bloque más interesante en nombres y también donde se ve menos predecible a quien llegue a semis.

Opciones claras a ganar el bloque son Hiroshi Tanahashi y Tetsuya Naito. Son dos luchadores que ya no tienen la importancia o el momentum que los llevó a lo más alto de NJPW, pero tampoco son tan viejos como para estar absolutamente desconectados y siguen sintiéndose como grandes estrellas. Al igual que todos los luchadores de este bloque, ninguno de los dos no tienen chances de ganar el torneo, pero si es muy factible ver a Tanahashi o Naito en semis o en la gran final, incluso.

Otro potencial ganador del bloque sería Zack Sabre Jr. Sabre se hizo este año con la New Japan Cup y venció en la final precisamente a Naito. Vale decir que enfrentará al ingobernable el día 18 y que en son de revancha, todo parece apuntar a una victoria redentora de Naito. Más considerando que ZSJ fue quien lo “lesionó” y lo dejó fuera del G1 pasado. No obstante, parece mucho más factible que Sabre cayera en ese hipotético duelo.

Cerrando el cuadro de ganadores potenciales del bloque C, nos encontramos con EVIL, un luchador que en el auge de la pandemia logró su consagración. No obstante, ha tenido un enorme bajón de estatus desde entonces y sus posibilidades parecen más escasas que las de los otros tres mencionados hasta el momento.

Otros nombres lo suficientemente relevantes para robarles victorias a cualquiera, pero que definitivamente no se llevan el bloque son KENTA y Goto. Dos luchadores por los que la apuesta de la empresa a estas alturas, es absolutamente inexistente. Finalizando, nos encontramos con Aaron Henare, el único del luchador del bloque C que va abiertamente a ser el pinman.

Combates destacados

Pensando en los combates más atractivos del bloque, los cruces interesantes están entre Tanahashi, ZSJ y Naito. Los dos primeros son de élite mundial y de lo mejor de la empresa, mientras que a pesar de las lesiones, Naito sigue siendo alguien muy contundente. Dependiendo del rival, Goto y KENTA también puede que dejen algún match interesante. EVIL y Henare en tanto, son lo más bajo a nivel in-ring del bloque y quienes den probablemente los encuentros de menor calaña.

Bloque D

Al igual que en el bloque A, tenemos a un candidato que corre solo y en este caso se trata de Ospreay. No hay más que decir, el bloque se lo lleva él y quizás también el torneo, aunque Okada es un rival muy duro. Por su parte, Shingo Takagi llegó campeón máximo al último Wrestle Kingdom y si el bookeo en NJPW tuviera algún sentido, ahora mismo debería ser un luchador muy relevante. Ciertamente no lo es y solamente llega a meter cuco con la posibilidad irreal de que él y no Ospreay se lleve el bloque.

Este año Juice Robinson tuvo el shockeante ingreso al Bullet Club, que además implicó un breve reinado con el USA, aunque bien tuvo que dejarlo vacante por lesión. Considerando que este es quizás el bloque más débil y que igual ya tenía un status algo protegido, asoma como un nombre alto en la tabla, aún cuando tampoco tiene opciones de desbancar a Ospreay.

Pensando en luchadores que van a quedar a la mitad de la tabla, tenemos al Phantasmo. Cuando un luchador junior es bookeado en el G1, nunca llega a la final y ni siquiera está realmente cerca de lograrlo. Pero lo usual, es que al menos le den un bookeo lo suficientemente digno como para no terminar último. Además, tiene al menos a quien ganarle y sin que se sienta forzado.

Los nombres débiles que se comerán victorias masivas de los anteriores mencionados serán YOSHI-HASHI, Yujiro Takahashi y David Finlay. Luchadores que jamás han llegado excesivamente lejos en la compañía ni lo harán a estas alturas.

Combates destacados

Shingo Takagi es otro luchador de clase mundial a quien hay que tener muy en cuenta en este torneo. Y lo más interesante que nos podemos encontrar aquí sin lugar a dudas, son las luchas que podría tener con Ospreay, El Phantasmo y Juice, los otros luchadores más llamativos del bloque. En cuanto a Hashi, Takahashi y Finlay, hablamos de tres luchadores que usualmente solo llegan al aprobado, por lo cual son combates más prescindibles.

También te puede interesar

Profesor de Historia, conocido en las redes sociales como Meñique. Bienvenido a un reino en que está prohibido hablar bien de las últimas temporadas de Games of Thrones y dónde la religión oficial es el culto a don Minoru Suzuki.

Comments
Este sitio usa cookies para su mejor funcionamiento    Ver Política de cookies
Privacidad