Connect with us

Artículos

Por qué sí quiero ver un Royal Rumble femenino

Published

on

Luego de leer un artículo criticando la realización de un Royal Rumble femenino, también quise dar mi opinión… aunque dejando de lado las especulaciones y basándome en cosas más concretas.

La idea me gusta desde que era un rumor hace unos meses, y su oficialización solo la tomé como una buena noticia. Acá expongo algunas de mis razones.

Da igual la “calidad” del combate

El anuncio del Royal Rumble femenino no se trata de un simple match. Da exactamente lo mismo que la lucha pueda ser mala o el talento de las luchadoras no sea el esperado por algunos fanáticos. Así como cabe esa posibilidad, también puede surgir un combate bueno que sorprenda a todos. Pero ese no es el punto.

Esta no es una lucha, es un precedente. No es solo un combate, sino que es la instauración de algo que puede convertirse en una tradición. Es la primera vez de posiblemente varias luchas más. Y en ese sentido no es importante su calidad, sino el hecho de que exista. ¿Recuerdan las primeras battle royals o los primeros Royal Rumbles? No todo tiene que ser necesariamente perfecto desde un inicio. Las cosas se pueden ir puliendo con el tiempo y creo que este es un momento adecuado para dar comienzo a la historia de las mujeres en batallas reales serias.

Tampoco creo que valga la pena tomar como antecedente otras batallas reales femeninas realizadas en eventos o programas pasados de la WWE -donde cualquier “problema” de estatura se resolvía simplemente haciendo las eliminaciones desde la segunda cuerda-, pues no eran un Royal Rumble oficial, no tenían su peso, ni un premio tan relevante. De igual forma, todos los años la empresa de Vince McMahon realiza al menos una docena de batallas reales masculinas -entre programas y PPV- y el 90% de esas luchas son olvidables.

Estamos en el siglo XXI y la lucha femenina está en auge

La WWE es un producto que es promocionado principalmente para “niños”, y con ello no me refiero solamente a “varones” sino que también incluyo a las niñas. Miles de ellas ven semana a semana el producto y crecen idolatrando a los personajes en pantalla -tal como es el caso de algunas de las luchadoras que actualmente triunfan en el wrestling mundial-.

Hasta hace un tiempo era difícil para las niñas seguidoras de la WWE encontrar figuras femeninas que realmente les sirvieran como modelos de admiración. Pero desde hace unos años eso ha ido cambiando, la empresa se ha ajustado -a veces forzadamente- a los tiempos modernos y la representación femenina está mejorando, con personajes más atractivos, desarrollados y diversos, incluso en cuanto a lo físico.

Durante un tiempo parecía que la división hubiese tenido tres tipos de personajes femeninos: modelo rubia, modelo pelirroja y modelo morena. Sin embargo, ahora es más fácil para las niñas identificarse con alguna de las muchas luchadoras en WWE. Es cosa de ver cómo en redes sociales cada wrestler tiene su grupo de fanáticos.

Si bien la lucha femenina no es igual a la masculina, está viviendo un auge en la WWE. Si ahora no aprovecharan ese momento para darle mayor importancia estarían perdiendo una gran oportunidad.

Hay buenos talentos y muchas críticas negativas

Actualmente la empresa tiene a las suficientes luchadoras con talento como para hacer funcionar el Royal Rumble femenino. Creo que al menos son 10 los nombres que podrían destacar. No olvidemos que en esta estipulación muchas pueden durar poco en el ring y podemos ver varias sorpresas, alianzas, traiciones, etc.

Creo que las mujeres de WWE sufren de críticas mucho más duras e injustas que los hombres. Algunos no perdonan botches que también le ocurren a los luchadores, pero como los conocen más se las perdonan. A modo de ejemplo, lo que le pasó recientemente a Liv Morgan ha sido objeto de ridículo por parte de los fans, pero ella está aprendiendo todavía y ese mismo error le ha ocurrido a varios hombres que hoy son respetados pero en sus inicios esas cosas no causaban tanto revuelo. Igual no deja de ser gracioso.

Las mismas críticas recurrentes a luchadoras como Alexa Bliss, Alicia Fox y Naomi me parecen poco certeras, ya que si un hombre se equivoca, molesta de presencia o comete alguna acción que no le gusta a un fan, no recibe ni la mitad de los comentarios absurdos que por ahí se leen. Otras críticas sí son justificadas -como las que son contra Tamina-, pero muchas veces falta paciencia.

El premio puede dejar cosas interesantes

La ganadora no podía tener un premio menor y es justamente lo necesario para darle importancia al match. Quien triunfe será la retadora al título de la marca que represente (RAW o Smackdown Live).

Creo que es una buena movida, para equiparar esta lucha con la masculina, donde durante muchos años la estipulación ha dejado historias interesantes, tanto por las rivalidades como por la preparación para el combate, los números y demáses.

Por otra parte, no siento que esto le reste protagonismo a la ganadora del Money In The Bank. En lo particular, en el caso de Carmella es entretenido cómo ha incorporado este pequeño gran detalle a su personaje y tiene tiempo de sobra para canjear (aunque bien podría hacer un Seth Rollins y aprovecharse del cansancio de las luchadoras de Wrestlemania). Otra posibilidad es que la ganadora sea de RAW.

De todos modos el ganador del Royal Rumble y el del Money in The Bank son figuras muy distintas: una es una rivalidad establecida y la otra un factor sorpresa que está siempre al acecho sin importar quién posee el título. Ambas figuras han logrado convivir por años.

Royal Rumble es mi PPV favorito

Para ser justo con Meñique, a quien por sus propias razones no le gusta la idea de esta lucha, sí estoy de acuerdo con él en algunas cosas.

Es verdad que la WWE realizará esta lucha con fines comerciales para llenarse la boca de lo “progres” que son y cómo se han adaptado a la modernidad, pero ¿acaso no nacieron con fines comerciales o promocionales muchas de las luchas y estipulaciones que hoy por hoy disfrutamos? ¿Qué importa entonces el motivo ulterior de la compañía si los que salimos ganando somos los espectadores?

Voy a usar una frase que bien señaló Meñique para responder una de sus dudas. “Es de ilusos creer que todos los combates con eliminaciones sobre la tercera cuerda son iguales”. En eso estoy completamente de acuerdo, y por eso, creo que no se hará repetitivo tener dos luchas con la misma estipulación en el PPV. Es cierto que intentarán realizar spots distintos, pero dudo mucho que la batalla real masculina salga perjudicada, por el contrario, la lucha femenina podría provocar un efecto positivo y la búsqueda de mayor creatividad o la mejora de algunos aspectos en los que últimamente están fracasando.

Estoy seguro que el próximo 28 de enero disfrutaré como siempre mi evento favorito del año.

Periodista. Amante de la pizza. Aprendiz de lucha de la escuela de Lucky Buzzio y el Gran Khali.

Comments
Este sitio usa cookies para su mejor funcionamiento    Ver Política de cookies
Privacidad