Connect with us

Artículos

WWE Hall of Fame: al final todos entran

Análisis de porque no termina de funcionar el concepto del WWE Hall of Fame. La tendencia de meter demasiado gente por año arruinó todo.

Published

on

Se acerca el Wrestlemania weekend, lo que incluye el PPV, Takeover, una serie de shows indies satélites… y el tema de este artículo en particular, el WWE Hall of Fame. En mi opinión, esta ilustre ceremonia no funciona como un salón de la fama de verdad y me dedicaré a ahondar en ese punto. Aunque sin desmerecer, los efectos benéficos del HOF de WWE para el pro-wrestling.

Todos van a entrar al WWE Hall of Fame

¿Te inspira lástima Zack Ryder luego de una vida llena de frustraciones en la lucha libre? Al menos él tendrá la satisfacción de que algún día será miembro del WWE Hall of Fame. Y es que da igual el estatus: las condiciones indican que gran parte de los luchadores que hayan pasado por el Main Roster entrarán tarde o temprano. Ya sea alguien distinguido como CM Punk o una broma andante como Hornswoggle.

Es verdad que quienes han entrado hasta el momento son nombres en general destacados, siendo excepciones casos como The GodFather. El problema es realmente a largo plazo. En general, cada año entran individualmente entre 4 y 5 luchadores masculinos, una luchadora, un equipo, un no-luchador y una celebridad ajena al pro-wrestling. Considerar además que salvo el caso de Ric Flair, los miembros de equipo (pueden llegar a ser 5) no son inducidos individualmente. Con esa cantidad de luchadores entrando por año, luego de 19 ediciones ya entraron casi todos los luchadores retirados que fueron importantes en WWE.

Clase 2018 del WWE Hall of Fame.

Para tener una idea de cuantos de los grandes nombres ya entraron al WWE Hall of Fame, de los main eventers de Wrestlemania los únicos retirados no exaltados son King Kong Bundy y Sycho Sid. Así mismo, de los ex-campeones del WWE Championship, los únicos que quedan son Vince McMahon, JBL, Ivan Koloff y Stan Stasiak. Y lo mismo con el WCW World Heavyweight Championship, en donde los únicos fuera son Vader, Lex Luger y Scott Steiner.

A lo anterior, hay que sumar el problema de los luchadores que tienen méritos para entrar al WWE Hall of Fame, pero que no lo hacen. Ya sea porque hay una mala relación entre las partes involucradas, o bien la empresa no se quiere relacionar por la mala publicidad asociada. Gente como Owen Hart, Chyna y otros varios más.

Un signo de esta situación es que la empresa ya ha gastado cartuchos exaltando luchadores que no fueron tan importantes y llevaban muy poco tiempo retirados– Un gran ejemplo fue Mark Henry (si es que de verdad está retirado). También no han faltado las introducciones de las leyendas que no tuvieron nunca ninguna relación con WWE, como es el caso de Abdullah the Butcher.

Para cabezas de cartel de los futuros Hall of Fame, WWE tiene nombres asegurados por un buen tiempo con los luchadores que se van a ir retirando. O sea, Jericho, Undertaker, Batista, entre varios otros pesos pesados. Pero lo interesante es que ese nombre es uno de los ocho luchadores que generalmente entra cada año ¿Quienes van a llenar todos esos cupos? Llegará más y más gente de los insignificantes pero numerosos luchadores que poblaron el mid y low-card de WWE. Los luchadores con carreras irrelevantes como Godfather se convertirán en la costumbre.

Resultado de imagen para godfather wwe
The Goodfather “el deconstruido”.

No obstante, en estética  la empresa puede disimular que está exaltando jobbers. Consideremos que en el fondo, casi todo luchador del main roster ha sido importante en algún momento de su carrera. Por ejemplo, el hall of famer Rikishi.  El samoano llegó en 1992 con otro nombre a WWE y tuvo una larga época olvidada. Luego, desde fines de 1999 al 2000 se volvió extremadamente popular con Too Cool. Luego en el 2000, lo incluyeron en la storyline del atropello Steve Austin, lo que le dio importancia como heel.  A Rikishi lo exaltan por ese gran año 2000, pero se pasa por alto que gran parte del resto de su carrera fue un sujeto más del roster.

Lo mismo que Rikishi, la empresa pueden encontrarles excusas a casi cualquier luchador del main roster para exaltarlos. Salvo que sea un Titus O’Neil que nunca tuvo el foco o un Vladimir Koslov que estuvo demasiado poco tiempo. Pero al final la mayoría, sí tiene aunque sea algún minuto de gloria. La excusa para meter a X-Pac será que participó en D-Generation X, la de Hornswoggle su 2007 como hijo de Vince McMahon y la de Heath Slater, su gran storyline del 2016.

El problema de estas reglas, es que revisando el concepto, un salón de la fama debería ser ese grupo de personas a las que se honra por haberse destacado en el campo. Si en WWE todos terminan entrando, ¿cómo vamos a hablar de un grupo destacado? Y eso que aún no le he reservado ninguna línea a las celebridades. Esas personas que ayudan a poner espectadores en la ceremonia, pero que la verdad le hacen un flaco favor a la institución. La mitad de las veces el aporte de estas a la empresa fue bajo y la otra mitad inexistente. Por estos tantos motivos, el WWE Hall of Fame me parece más bien una parodia en kayfabe de lo que es un salón de la fama real.

Resultado de imagen para hall of fame snoop dogg
Snoop Dog ¿El miembro del WWE Hall of Fame más fuera de lugar de la historia?

Lo positivo de que cualquiera pueda entrar

A pesar de que no me tomo en serio el WWE Hall of Fame, no rechazo su existencia por dos motivos. En primer lugar, Shut que defiende ese accionar señaló sabiamente que si esto se limitará en número, lo lógico es que entrasen por sobre todos los main eventers. Y resulta que muchos de ellos como The Ultimate Warrior o Goldberg, no eran de lo mejor en varios sentidos. Mientras que talentosos como Rick Rude que nunca llegaron muy alto en WWE, bajo ese formato no habrían sido exaltados. Aún más, esto ha abierto la posibilidad de un reconocimiento para gente importante en la historia del pro-wrestling pero que no hizo nada en WWE como es el caso de Stan Hansen.

La segunda causa es de índole económica y es porque si bien los exitosos de WWE pueden ganar millones, la mayoría de los sueldos son mucho más discretos y no faltan los que terminan sus carreras muy pobres. Por ejemplo está el caso del Giant González, quien luego de pelear con gente como Hulk Hogan o The Undertaker, murió incapaz de costear sus tratamientos médicos. La inducción al salón de la fama es una ayuda para luchadores en esa condición y sus familias. Con esa presentación pública antes del evento más grande del año pueden (al menos temporalmente) volver a la fama y así recibir dinero por apariciones, firmas de autógrafos y otros.

Debido a los motivos expuestos el WWE Hall of Fame es para mi como la religión. No me interesa y no creo en él. Pero tampoco me complica su existencia. Hay gente que se siente mejor con la religión en sus vidas y realmente el HOF representa dentro de su mal planteamiento una ayuda para el mundo del pro-wrestling. Aún así, de todos modos este año como todos los demás no lo voy a ver.

También te puede interesar:

Lucha libre y peleas contra civiles

La hipocresía de la IWC con The Undertaker

WWE: problemas con el largo plazo

Profesor de Historia, conocido en las redes sociales como Meñique. Bienvenido a un reino en que está prohibido hablar bien de las últimas temporadas de Games of Thrones y dónde la religión oficial es el culto a don Minoru Suzuki.

Comments
Este sitio usa cookies para su mejor funcionamiento    Ver Política de cookies
Privacidad