Connect with us

Artículos

¿Qué nos dejó el Superstar Shake-Up?

Published

on

Con el fin de Wrestlemania, WWE abre una nueva temporada en la que, como viene haciendo en los últimos años, ha movido de sitio a varias superestrellas para cambiar la configuración de sus marcas y refrescar la escena. ¿Qué conclusiones podemos sacar de esta shake-up?

Monday Night RAW.

La marca roja fue la reina indiscutible de un 2017 en la que SD! Live fue reducida a marca B. Contaba con un roster amplio y lleno de estrellas ya consolidadas, lo que le otorgó una enorme ventaja. Este shake up le ha hecho desprenderse de piezas muy interesantes, pero lo que ha llegado puede balancear y aportar frescura al show.

Mahal es un midcard correcto y que bien llevado resulta entretenido, Ziggler y Drew son una apuesta muy interesante e inesperada, Roode podría ser mejor aprovechado como heel, Owens y Zayn dos upper cards que reforzarán mucho a la marca en esta zona y Corbin sigue siendo del gusto de Vince.

A esto hay que sumarle llegadas para perfilar sus divisiones, como puede ser Natalya y Riott Squad en el caso de la femenina y Chad Gable junto a Breezango en la división en parejas.

Lo más jugoso, sin embargo, son los debuts y retornos. Ember Moon es un tremendo refuerzo para la división femenina, así como Authors of Pain para la división tag. Todo esto se complementa con el flamante regreso de Lashley, que posiblemente sea una de las fuerzas dominantes de la división masculina.

De esta manera RAW se mantiene como una marca atractiva y bastante equilibrada. El star power sigue ahí  ya que pese a la complicada y aún dudosa situación de Lesnar, Reigns, Strowman y Cena se mantienen. A esto cabe añadir un enorme mid upper card con gente que bien podría subir de escalafón: Rollins, Ambrose, Owens, Zayn, Bálor… muchos nombres para dar solidez al conjunto.

La división femenina ha perdido a Asuka, pero Ember es una sustituta más que notable. Si tenemos en cuenta que sus pilares (Banks, Bayley, Alexa, Nia…) se mantienen y la reciente llegada de una estrella con mayúsculas como es  Ronda Rousey, RAW también puede estar satisfecha en este aspecto.

Más complejo es el problema de la división en parejas. O eso piensa mucha gente, porque la realidad es que la división tiene un potencial enorme. Han perdido a The Bar, quienes eran la columna vertebral, pero necesitaban nuevos oponentes y esto abre la puerta a un nuevo horizonte.

Si Wyatt y Hardy no emocionan como tag en el ring, no habrá de que preocuparse. Parece más que probable ver un reencuentro de American Alpha, en el que volvamos a ver esa historia de unión que les convirtió en un tag team tan especial. A esto hay que sumarle la brutal adición que es Authors Of Pain. Si consiguen darle un hueco con credibilidad a Breezango y que The Revival recupere, ya sin lesiones, el hueco que siempre les perteneció, la marca roja tendría una división tag impecable. Y aún queda la posible carta de Drew Mcintyre y Dolph Ziggler como guinda de un pastel muy apetecible.

SmackDown! Live.

El pasado Shake Up dejó a la marca azul en un segundo plano muy triste. Los primeros meses de enorme ilusión tras la división de marcas fueron aplastados por unos cambios que dejaron al programa de los martes muy tocado. Por suerte, el segundo shake up no ha podido ser más diferente. SD! ha ganado una barbardidad con este cambio, y hay muchísimas ganas de ver el producto de una marca que parece haber resucitado con enorme fuerza.

No ha sido con el Shake Up, pero el retorno de Daniel Bryan y el turn heel de Nakamura son dos milagros para esta marca. No hace falta explicar lo que significa recuperar a una megaestrella tan querida y buena como Bryan, pero si merece la pena detenerse con el japonés. Shinsuke era querido, pero cualquiera que le siguiera en NJPW sabía que su nivel in ring se había desplomado y su personaje no era lo mismo. Con Nakamura como heel, si logra volver a divertirse y a encontrar su lugar en el cuadrilátero, SD! tendrá un activo sobresaliente en el ring, al igual que lo está teniendo en cada segmento desde su turn.

Ya hablando de movimientos, The Miz y Samoa Joe son dos aciertos colosales. Miz es sinónimo de entretenimiento y contenido para el mid-upper card, mientras que con Joe la marca azul puede haber conseguido a un tipo que podría llevar el cinturón máximo sin excesivo problema. Jeff Hardy, sin ser nada espectacular, es un worker más que solvente, con credibilidad y el carisma para tener la atención del público. Toda una leyenda a la que aún le queda gasolina.

En las divisiones femeninasy de parejas, los fichajes han sido pocos pero muy acertados. Smackdown consigue a una estrella enorme llamada Asuka, que debería portar el cinturón con solvencia, así como a Sonya Deville y Mandy Rose para aportar profundidad al roster. También aportarán profundidad a la división tag The Club, quienes obviamente no han llamado tanto la atención como The Bar. Sheamus y Cesaro resultan una incorporación de lujo para lo que podría ser la mejor división tag team del circuito mayoritario.

Esto suena bien, lo sabemos, pero ahora viene el plato fuerte. SD! se ha visto beneficiadísima con los ascensos de NXT. SAnitY es un stable que promete agitar la marca azul y dar profundidad a la división con su caótico estilo y marcada personalidad. Sobradas de personalidad vienen también las IIconics. Peyton Royce y Billie Kay tienen carisma, personaje y un desempeño decente que aportará muchísimo contenido.

Por supuesto, dejamos lo mejor para el cierre. Al final cobró sentido aquella derrota en New Orleans, ya que El Ídolo y La Muñeca llegan a Smackdown. Andrade lo tiene todo para ser el mayor icono latino que ha tenido la WWE desde Rey Mysterio, y Zelina es clave en ello. Una de las mejores manager, si no la mejor, del panorama.

Ya valorando en conjunto resulta evidente que Smackdown cuenta con un roster genial y sin divisones flojas.

La división masculina tiene a tres estrellas con las que soñaría cualquier empresa para construir su show. Al fin, Smackdown tiene star power. Styles, Bryan y Nakamura son tres luchadores sensacionales a los que incluso, de confirmarse ciertos rumores, podría sumarse un Samoa Joe más que interesante.

Bajando un escalón, seguimos teniendo calidad y profundidad. The Miz sería la hipotética bandera de un mid- upper card que además poseé en primera línea a Jeff Hardy, Rusev, Randy Orton y ese diamante llamado Andrade “Cien” Almas.

La división en parejas es un lujo al alcance de muy pocos. SD! vivía de The Usos y New Day, equipos sensacionales pero que comenzaban a quemarse por repetición. Estos cracks se quedan, pero la reciente aparición de los Bludgeon Brothers y las sensacionales incorporaciones de SAnitY y The Bar multiplican las opciones.

No podemos ser tan optimistas con la división femenina, pero la mejoría ha sido muy similar. Las chicas de Smackdown eran un solar sostenido por Charlotte, pero ahora tenemos una división femenina de verdad, con varias mujeres interesantes. Charlotte y Asuka se batirán por el trono, mientras la divertida Carmella porta un cinturón que se ha ganado. Peyton y Billie darán mucha guerra, mientras Becky Lynch lucha por recuperar su sitio y chicas de perfil más bajo como Mandy o Sonya aportarán futuro. Además, los rumores de retorno de las Bellas podrían cumplirse para completar una división amplia y con calidad.

Mis apuestas:

Ya entrando en una parte más subjetiva, creo que merece la pena destacar especialmente ciertos movimientos:

– Chad Gable:

No me cansaré de repetirlo. La clave de American Alpha fue la historia que formó a este tag team. Si Gable y Jordan se encuentran de nuevo como una amistad no solo necesaria, sino especial, WWE habrá recuperado a un tag team sobresaliente.

Se le ha dado poca importancia, pero creo que puede ser el “robo” de este shake up. Gable y Jordan pueden encabezar, como debió haber sido inicialmente, el tag team wrestling en una de las marcas de WWE. No me digan que no sueñan con volver a ver en lo más alto un The Revival vs American Alpha, porque no puedo creerlo.

Dolph Ziggler y Drew McIntyre:

Cuando Dolph apareció con Titus Worldwide pensé que se habían propuesto darle el enésimo golpe de gracia pese a la humillación en forma de aborto de push  en los últimos meses (la historia de su vida) pero por suerte no fue así. Drew, uno de los tipos más talentosos y con más futuro del pro-wrestling, apareció para formar una alianza inesperada.

Lo especial de esta unión es que son dos auténticos bluffs, aunque por suerte Drew está a tiempo de remediarlo. Dos tipos con talento, imagen y un futuro brillante que acabaron, cada uno a su manera, arrastrados por WWE, llegando incluso a salir de ella en el caso del escocés. Dolph es ideal para presentar a Drew, por experiencia, tablas y micrófono. Drew es simplemente Drew, un tipo que lo sigue teniendo todo para ser una de las grandes estrellas de esta generación. Empezar desde aquí parece lo adecuado.

– The IIconics:

Peyton y Billie eran de lo más entretenido de NXT. Lo poco que podía ver de NXT solía incluirlas. El formato del “show amarillo” no les beneficiaba, con pocos segmentos y tiempo de TV para ellas pero ahora podrán plasmar a la perfección quienes son. Su nuevo hogar es una división mucho más abierta en la que podrán brillar y conseguir ese cinturón que no pudieron lograr en la marca de “desarrollo”.

Puede que para muchos no sean dos estrellas de gran nivel, pero lo cierto es que son las estrellas que la división femenina de SD! necesitaba para expandir opciones y aportar frescura y un toque impredecible a la par que entretenido.

– Andrade “Cien” Almas y Zelina Vega:

Las mayores estrellas de NXT aterrizan en la marca azul dispuestas a arrasar. La construcción de Andrade ha sido sobresaliente, y aunque eché en falta un reinado más largo, El Ídolo llega con la autoridad suficiente para dejar su marca en el roster principal.

Andrade y Zelina son una pareja que multiplica sus virtudes y anula sus defectos, creando una química casi perfecta en forma de un acto con un trasfondo y una coherencia genial. Si a esto le sumamos la magia de Andrade  en el cuadrilátero y el micrófono acompañado por las mejores intervenciones del pro-wrestling gracias a Zelina, nada puede salir mal. Road Dogg va a tener que esforzarse mucho para hundir a dos estrellas que forman una sola, pero que va a darle muchísima luz a SmackDown! Live.

¿Quién gana?

Es la pregunta que se hace todo el mundo. ¿Cual es la mejor marca de WWE? En mi opinión, no podemos decir que haya habido derrotados, pero sí vencedores.

No cabe duda de que SmackDown se ha visto mucho más beneficiada, pero su punto de partida era terrible. RAW no ha mejorado tanto, e incluso alguno pensará que ha ido a peor, pero la realidad es que ha conservado a casi todas sus estrellas y ha refrescado bastante todo su roster.

Creo que, por muy poco, RAW poseé un roster ligerísimamente superior. Sin embargo, el programa que han de llenar dura 3 horas, lo que hace que a efectos prácticos SD! tenga mucho más fácil hacer un gran programa de televisión. Las dos marcas tienen equilibrio, estrellas y futuro; pero la marca azul parece tener unos activos que le permitirán llenar sin problema su programación.

Aunque parezca mojarse muy poco, podemos decir que el ganador hemos sido nosotros, los espectadores. RAW se mantiene como un programa interesante  mientras que SD! resurge totalmente y lo hace con esa ventaja que supone tener una duración más contenida. Esto unido al fin de la separación de marcas en los PPV, plantean una temporada muy interesante para WWE. Así que ya sabéis, a disfrutar, que es wrestling.

No olvides dejar tu opinión en comentarios, así como señalar que era evidente que iba a seleccionar a Ziggler como una de mis apuestas.

Solo tengo dos cosas claras en la vida: Me gustan las señoras y el Real Madrid. Tetsuya Naito va camino de ser la tercera. En esta cuenta somos muy de Dolph Ziggler.

Comments
Este sitio usa cookies para su mejor funcionamiento    Ver Política de cookies
Privacidad