Connect with us

Artículos

Fracaso casi anunciado: NJPW se tropieza en el G1 Special

Published

on

Se confirmaron las informaciones de las últimas semanas y NJPW anotó un decepcionante número de asistentes a su evento de San Francisco, quedando muy lejos del lleno. ¿Qué ha pasado y por qué? ¿Qué lectura general se puede extraer de este hecho concreto?

Es importante remarcar que la cifra oficial de asistentes (6333 según NJPW) es muy lejana del aforo del Cow Palace, el cual ofrecía aproximadamente entre 10.000 y 12.000 localidades. Aún con ello, NJPW habría firmado una asistencia así hace no demasiado tiempo. 6.000 espectadores es una  buena cifra, el problema es que debió y pudo ser mucho mayor. Esta cifra fue achacada a una promoción mediocre por parte de AXS TV y a nivel local, pero dada la naturaleza de NJPW como promoción que se ha visto popularizada enormemente gracias a fans que llegaron de internet, no puedo comprarlo del todo.

NJPW tenía una situación muy favorable para lograrlo. Strong Style Evolved vendió un recinto de casi 5.000 espectadores en una hora, así que lograr el sold out en el Cow Palace parecía una tarea asequible. Yo mismo estaba seguro de que lo lograrían sin problema.

Pero, para desgracia de la empresa del león, no tuvieron en cuenta ciertas variables. Strong Style Evolved fue anunciado cuando aún no era tan evidente que NJPW haría shows en USA de manera regular. Muchos quedaron fuera del pequeño recinto para el primer G1 Special y Strong Style Evolved era la oportunidad para el público de la costa californiana de ir a ver un show de NJPW. Esta ansiedad por conseguir un ticket pudo falsear la percepción de demanda real de la zona por ver el show.

NJPW ha celebrado todos sus shows en la costa californiana, y parece que seguirá haciéndolo ya que anunciaron un show futuro de nuevo en la Walter Pyramid. De esta manera, está limitando de forma evidente el público que puede acudir al show. Estados Unidos es enorme y NJPW podría acudir a otras localizaciones como a la Costa Este o a grandes ciudades del Sur, pero parece que no quiere pisar los shows de ROH. Esto pone de manifiesto otro problema como es la poca diferenciación de producto que ofrecén los eventos de ROH (incluyendo evidentemente los interpromocionales) y los que realiza NJPW en USA.

El gran error, a mi juicio, de este show en particular y de NJPW en general a la hora de expandirse está siendo el desmedido interés en ir por el camino fácil. New Japan ha apostado casi todo a sus gaijins. Ospreay, Scurll, Omega, Page, Cody… Todos han recibido un enorme protagonismo y, para este show, la cartelera también mostraba una tendencia occidental.

Los 4 integrantes de los combates principales eran gaijins, mientras que en las otras tres luchas titulares el 50% de cada lucha era también gaijin. Perdidos en la irrelevancia tag team quedaron Naito, Tanahashi, Suzuki, KUSHIDA, Okada…

Como consecuencia de ello, el show resultó ser una compilación de nombres muy habituales para el público americano y con un protagonismo casi nulo para todo lo que no fuera el Bullet Club o, en su defecto occidental. ¿De verdad merecía la pena hacer un gran esfuerzo económico por un show así? Esto es aún más claro cuando, seguramente, la fanbase de NJPW (especialmente del Bullet Club) de la bahía de California ya haya tocado techo, al menos con esta estrategia comercial.

El gran show que prometía ser y para el que muchos estuvieron esperando a que se anunciase cartelera para tomar una decisión, no ofreció un contenido donde las estrellas internacionales fueran relevantes lo que le restó mucho atractivo para el aficionado que ya había acudido al G1 Special, a Strong Style Evolved o incluso a un especial interpromocional de ROH. ¿Donde estaba ese Suzuki que recibió una atronadora ovación hace meses? A esto hay que sumarle la ausencia del campeón intercontinental, Chris Jericho, cuya presencia se rumoreó fuertemente en los últimos meses para este evento. Ahora que portaba el cinturón, a muchos fans les decepcionó aún más la no inclusión de Y2J. Y con razón.

NJPW ha invertido mucho en su expansión y esto podría haber sido un enorme golpe de mano, pero creo que podría haber evitado este golpe con una planificación más equilibrada.  Esto puede servir como aviso para corregir una tendencia que parece mostrar pequeños síntomas de agotamiento, al menos en Long Beach.

Existe un término en economía que se puede observar en casi cualquier faceta de la vida. La Ley de la Utilidad Marginal Decreciente, la cual nos dice que cuanto mayor es la cantidad que consumimos de un bien, menor es la utilidad marginal que nos aporta cada nueva unidad del mismo. Asímismo, una vez superado un punto óptimo, una mayor inversión en ese supuesto verá mermada su eficacia.  NJPW ha obviado esto y ha realizado una apuesta fortísima a nivel de esfuerzos, cartelera, booking y hasta de prensa vía los cada vez más evidentes publireportajes de Meltzer descuidando lo demás, obteniendo un interés muy bajo en el resto de estrellas como se pudo apreciar en los tags e incluso con los abucheos a Goto.

Los inmensos esfuerzos en promocionar y colocar en buenas carteleras al Bullet Club han dado un notorio resultado, pero con un reparto más equilibrado seguramente habrían logrado una popularidad casi idéntica para el Bullet Club y un reconocimiento e interés mucho mayor en el resto de estrellas de la empresa. ¿O acaso pretende NJPW vivir de una fanbase que solo reconoce como estrellas a sus gaijins del BC mientras ella misma favorece esta situación?

Al hacer esto, NJPW se limita únicamente a un perfil de fan, en lugar de buscar captar al mayor número de personas deseosas de una alternativa a lo habitual. NJPW no hace demasiado porque existan fans de otros stables en occidente, pero parece importarles muy poco cuando las carteleras de casi todos sus shows en USA apuntan en la misma dirección.

La enorme dependencia que ha generado la propia compañía, provoca que en cuanto el Bullet Club toque techo (el cual por motivos evidentes no es enorme) en una región, no exista un plan B. Mientras que en Japón (país bastante racista) existe un equilibrio mucho más razonable en la popularidad de las estrellas, en América se ha instalado una opinión casi unánime en los sectores más visibles de foros y RRSS sobre Omega y el Bullet Club. Esto se vio en las votaciones a MVP de NJPW en twitter, donde casi todos los votos de Norteamérica acabaron en el mismo saco en contraposición con la riqueza de votos de Japón, donde Naito dominaba pero seguido de cerca por Ibushi, Tanahashi y el propio Omega.

Este desequilibrio puede incluso a convertirse en una barrera de entrada. Si un  nuevo fan dudoso al que no le atraiga especialmente este enfoque ve como la tendencia se perpetúa y no encuentra estímulos que le satisfagan más, optará por marcharse por donde ha venido y descartar a New Japan.

NJPW lleva dos años adaptando su producto de Japón de cara a captar audiencia fácilmente a nivel internacional, pero también llevando esto al extremo en los shows americanos. Si NJPW es capaz de transmitir y fomentar una fanbase mucho más variada en opiniones al no condicionar tanto su manera de hacer por penetrar en el mercado estadounidense, logrará unas bases más sólidas de cara a establecerse como una empresa global.

NJPW tiene demasiado talento y variedad como para poner todos los huevos en la misma cesta, dejando la oportunidad de que nuevos fans que no fueran seducidos por el Bullet Club puedan entrar y descubrir diferentes perfiles que se adapten más a sus gustos. Con la popularidad de los luchadores gaijin tocando techo y ese sector fidelizado, es el momento de diversificar y apostar por estrellas que también logran un enorme apoyo en USA pero que se ven relegadas a planos secundarios como ha sido en el caso de Tanahashi o Naito.

¿Habría llenado el Cow Palace un show en el que Naito hubiese defendido su título contra Jericho o contra alguien diferente de haber retenido? ¿Y si además Okada y Suzuki hubiesen tenido un hueco relevante? Es quizá un objetivo demasiado complicado, pero a buen seguro hubieran vendido muchas más entradas. También es obvio que de haber sido en otro lugar, habrían captado una masa social con mucha más ilusión por NJPW que el ya habitual público de la costa californiana. Esto es NJPW y sigue siendo una empresa minoritaria en USA, por lo que sobreexplotar un terreno mientras quieres hacer grandes números es harto complicado.

NJPW debería hacer caso de las señales evidentes. No se ha llegado a un frenazo, pero si a un a desaceleración. Y cuando estos síntomas aparecen en cualquier aspecto de la vida, hay que ajustar la estrategia aunque solo sea un poco.

Para cuando NJPW quiera volver a llenar un gran recinto, haría bien en ofrecer un producto más variado y en una localización diferente. Un evento en un lugar fresco, con fans deseosos de ver todo lo que NJPW tiene por ofrecer y no las mismas caras de siempre entre un aplauso generalizado sin variedad de color.

¿Estás de acuerdo con lo planteado o tienes otra opinión? ¿Hay algún matiz que quieras señalar? Te invito a unirte a la discusión en la caja de comentarios. Y a disfrutarlo, que es wrestling.

Gracias por visitar Dos dos solo dos, en donde puedes encontrar noticias de WWE, AEW, y otras empresas de lucha libre. Además, tenemos contenido de UFC, podcast y diversos artículos. Recuerda que nos puedes seguir en Twitter, Facebook, Instagram y también TikTok.

Solo tengo dos cosas claras en la vida: Me gustan las señoras y el Real Madrid. Tetsuya Naito va camino de ser la tercera. En esta cuenta somos muy de Dolph Ziggler.

Comments
Este sitio usa cookies para su mejor funcionamiento    Ver Política de cookies
Privacidad