Connect with us

+ Lucha Libre

Antonio Inoki: los momentos memorables y las polémicas

Published

on

La discutida figura de Antonio Inoki

Ayer falleció a los 79 años Antonio Inoki, una de las figuras más importantes de la historia de la lucha libre japonesa, si no es por decir, de la historia de la lucha libre en general.

Inoki fundó NJPW y la lideró durante la mayor parte de su historia, antes de terminar tan alejado que no apareció en toda la última década. Y sentó un gran precedente en lo que serían las MMA, otro ámbito donde terminaría desplazado.

Inoki fue tan grandioso como polémico y antes de un homenaje que solo pretenda rescatar lo bueno, trataré de esbozar un cuadro lo más realista de lo que fue su carrera, entre logros y fracasos, triunfos históricos y polémicas.

Inicios: la tutela de Rikidozan

Nacido con el nombre de Kanji Inoki, nació en una familia acomodada de Yokohama en el 2 de febrero de 1943. Debido a la dura posguerra en Japón, Inoki y su familia emigraron a Brasil en 1956. Mostrando aptitudes atléticas desde muy joven, Inoki ganó diversos títulos entre Japón y Brasil.

En 1960, en Brasil, es donde un Inoki de 17 años conoció a Rikidozan. Al poco tiempo, Inoki se había convertido en el discípulo de la primera estrella de la historia de la lucha libre japonesa. Con él, Inoki regresó a Japón y comenzó a entrenar para la JWA (Japan Wrestling Association), la empresa de lucha libre que dominaba el país.

Rikidozan fue asesinado en 1963, pero para ese entonces ya había sentado las bases de la gran carrera de su discípulo.

La fundación de NJPW

En la JWA de los 60s Inoki se convirtió en un luchador popular, pero a la sombra del Giant Baba, el luchador que en ausencia de Rikidozan se convirtió en la estrella de la promoción. Esto y otras situaciones lo llevaron a buscar pastos más verdes en más de una ocasión, hasta que en 1972 salió definitivamente y fundó NJPW.

Desde los inicios de la nueva empresa, Inoki se alzó como el ace, la figura central que siempre estuvo en el Main Event ganando el título mundial de turno y los principales torneos. No cedió esta posición realmente harta los años 90s, cuando el ace comenzó a ser Shinya Hashimoto.

La influencia en las MMA

El Puroresu se entiende como una variante de la lucha libre tradicional, pues, contempla el uso de las artes marciales japonesas. Sería erróneo decir que Antonio Inoki lo inventó. Más apropiado es señalar que ayudó a perfilarlo como rostro de NJPW.

Entrenado por Karl Gotch y otros peleadores, Inoki se terminó desarrollando como un gran arte marcialista. Alguien que ajeno al ring podía ser un gran adversario en un combate real. Siempre ávido de aprender más, terminó añadiendo disciplinas como no lo hacían otros deportistas más tradicionales. No era como los judocas que se quedaban pegados en el judo o los karatecas con el kárate.

Muchos imitaron al ace de NJPW y el Puroresu terminó convirtiéndose en una cuna de deportistas que manejaban diversas artes marciales. Este sub estilo de la lucha libre tomó el nombre de shoot wrestling y sus mayores representantes, gente como Akira Maeda, Satoru Sayama o Minoru Suzuki, terminaron viendo esto como otro deporte. Nacían las MMA en Japón.

La pelea con Muhammad Ali

En los ’70s Muhammad Ali era la estrella del boxeo mundial. Poseia el campeonato mundial de pesos completos del Consejo Mundial del Boxeo y la Asociación Mundial de Boxeo, y era tan bueno que hasta ha sido considerado por algunos como el mejor boxeador de la historia.

En 1975 Ali conoció a Ichiro Hatta, presidente de la Japan Amateur Wrestling Association y lanzó (se cree que a modo de broma) el reto abierto de que un peleador oriental lo desafiara. La idea causó expectación en Japón, y Antonio Inoki aceptó el desafío. Enfrentar a uno de los deportistas más famosos del mundo, servía absolutamente a los intereses de Inoki. El combate se programó para el 26 de junio de 1976.

En cuanto se enteró de que Inoki era un oponente muy peligroso, Ali pidió que el combate estuviese arreglado a su favor, pero el japonés buscaba que fuese real. Esto desencadenó un cambio de reglas de último minuto en que se le impusieron varias restricciones a Inoki no reveladas en su momento. El japonés no podría usar derribos, pelear en el suelo con el boxeador ni patearlo, a menos que tuviese una rodilla en la lona.

Inoki condicionó su estrategia a sus restricciones y se dedicó todo el combate a patear las piernas de Ali mientras tenía la rodilla apoyada en la lona. Dado que la naturaleza del boxeo se basa en pelear de a pie, el boxeador no estaba preparado para esa estrategia y en todo el combate pudo conectarle apenas seis veces, mientras que el japonés le dio 64 patadas. Tanto fue el daño, que ambas piernas quedaron muy heridas, con coágulos de sangre y riesgo de amputación en la izquierda. De todos modos, Inoki fue incapaz de noquear a Ali y el combate se alargó a los 15 asaltos. El resultado fue un empate, ya que el japonés se vio penalizado por un golpe ilegal que le quitó los puntos que en caso contrario le hubiesen brindado la victoria.

El combate llenó los 14.470 asientos del Budokan de Japón y fue transmitido en 34 países con una audiencia estimada de 1,4 mil millones de espectadores. Pero para lo que ofrecía un duelo entre el mejor boxeador del mundo y el luchador más reconocido de Japón, el resultado fue muy decepcionante, al nivel de que la reacción del público fue pésima. A la larga Inoki fue en la práctica quien salió más beneficiado del combate. Un representante de un deporte menor para casi todo el mundo se había puesto al nivel de Muhammad Ali, por lo cual el encuentro sirvió bastante para acrecentar su fama individual, la del puroresu y la de NJPW.

La paliza al Great Antonio

The Great Antonio medía 1,93 mts y pesaba más de 200 kilos. No obstante, tenía escasas aptitudes en el ring y solamente 45 combates a su haber. El gajin era más bien conocido por hacer pruebas de fuerza, incluyendo un par de récords Guinnes. El plan en este encuentro del 8 de diciembre de 1977 era venderlo como un monstruo a quien el ace de NJPW venciera tras una dura contienda.

El gigante partió dominando hasta que se desató la furia de Inoki. No se sabe que pudo provocarla. Puede ser el hecho de que el gigante no parecía tomar el encuentro con seriedad o que comenzó a golpear la espalda al japonés, pero con tan poca habilidad que impactó su cuello. Inoki explotó y le dio una paliza al gigante con patadas y pisotones. De un momento a otro, se declaró el KO y el Great Antonio terminó arrastrándose con la cara totalmente ensangrentada.

El escándalo económico de 1983

En 1983 hubo un escándalo que involucró a Antonio Inoki como presidente de NJPW y a otros dos importantes directivos, Seiji Sakaguchi y Hishami Shinma. Los tres estaban desviando dinero de NJPW para negocios ajenos a la lucha libre.

Shinma asumió la mayor responsabilidad y fue despedido. Los otros dos solamente degradados. Inoki iba a ser desvinculado pero por ser la mayor estrella de la compañía, Asahi TV intercedió y lo salvó. Con el pasar de los años, Inoki recuperó absolutamente su control sobre NJPW.

El escándalo provocó las salidas de NJPW de sus otras principales estrellas japonesas, Satoru Sayama (Tiger Mask) y Akira Maeda. Además de otros talentos y el emblemático entrenador Karl Gotch. Curiosamente, ellos y Shinma le dieron forma a la primera encarnación de UWF, una empresa que cristalizó la expresión máxima del shoot Wrestling antes de que emergieran las MMA.

Los combates históricos

Los más puristas no suelen poner a Antonio Inoki como uno de los mejores en el ring de la historia de Japón, al nivel de Tenryu, Mutoh o Misawa, por decir. Pero ser ace de NJPW y una leyenda extremadamente querida después en los 90s, es garantía de estelarizar un montón de combates grandes en estadios repletos, contra gente como Fujinami o Andre The Giant. O haber vencido a Flair ante 200.000 personas en Collision in Korea.

Además, el carisma nadie se lo quita y menos los huevos, a un tipo que con más de 50 años se atrevía caer de cuello con un Back Suplex de Vader.

El Inokismo

Concepto que se suele utilizar para explicar la cada vez mayor fijación de Antonio Inoki con los luchadores de MMA y su tendencia a introducirlos en NJPW. Esto provocó que a la vez degradase a luchadores top de New Japan que terminaron despedidos o yéndose en malos términos. Destacan ahí Hashimoto y Keiji Mutoh, las mayores estrellas de la empresa en los 90s.

Inoki era consciente de que como deporte las MMA estaban creciendo mucho y se adelantó más de una década al boom de un producto que hoy en día es mucho más main stream que la lucha libre. Pero su introducción en el negocio fue trunca y le costó tanto dinero y popularidad a NJPW que lo terminaron despidiendo.

Shinya Hashimoto y el “Montreal Screwjob japonés”

El backstage de cualquier empresa japonesa es hermético y hay muchas cosas que se les pasan a los medios especializados, o que prefieren no divulgarlas. No obstante, lo que pasó entre Hashimoto y Naoya Ogawa fue real y todo indicio apunta a Inoki.

Hashimoto había sido la máxima estrella de NJPW durante los 90s, pero por lo visto, Inoki tenía diferencias creativas importantes con él. Además, lo veía fuera de forma y muy vago como para esforzarse en cambiar su físico grueso. Ogawa por el contrario, era un gran proyecto de Inoki a fines de los 90s y como artemarcialista era mejor que Hashimoto.

Lo concreto, es que el 4 de enero de 1999 en el show tradicional del Tokyo Dome, Ogawa en vez de tener su combate normal con Hashimoto lo atacó legítimamente. Le dio una paliza brutal de hecho y Shinya claramente no estaba preparado. Siempre se ha dicho que Inoki le dijo a Ogawa que lo hiciera. Al año Hashimoto se iba de NJPW y el clamor contra la empresa crecía.

De NJPW a IGF

La fallida gestión de Inoki en los últimos años de NJPW le costó muy cara y el 2005 se vio obligado a venderle sus acciones a Yuke’s. Al poco tiempo, Inoki se marchaba de la empresa por desacuerdos con los demás directivos.

Posteriormente, Antonio Inoki fundó en el 2007 IGF (Inoki Genome Federation) una empresa involucrada tanto en la lucha libre como las MMA. Pero careció de un gran éxito en ambas áreas. Allí estuvo trabajando hasta su retiro definitivo como promotor el 2018. Entre medio también lo veríamos jugando en la política japonesa.

Y hasta aquí llega la historia de una figura, que por sobre todo no dejó indiferente a nadie.

También te puede interesar

AEW dejará de emitirse en Space para Latinoamérica.

La card del show de NJPW en UK.

Profesor de Historia, conocido en las redes sociales como Meñique. Bienvenido a un reino en que está prohibido hablar bien de las últimas temporadas de Games of Thrones y dónde la religión oficial es el culto a don Minoru Suzuki.

Comments
Este sitio usa cookies para su mejor funcionamiento    Ver Política de cookies
Privacidad