Místico habla sobre su próxima lucha en Estados Unidos junto a AEW

La experiencia de Místico en suelo norteamericano.

El luchador de CMLL, Místico, anteriormente conocido como Sin Cara, concedió una entrevista para Invaxión Wrestling, donde habló sobre su próxima lucha en AEW, afirmando estar sumamente agradecido por la oportunidad de volver a pisar suelo norteamericano, tras su paso por WWE.

“Es una bendición, el poder regresar a los Estados Unidos como Místico, voy a dar lo mejor de mí, quiero demostrar de que estoy hecho, vengo con otra mentalidad, ahora soy más maduro. Sobre todo que vengo con esta oportunidad, así que esperen a que pase este próximo miércoles , lo van a ver este viernes. Vamos a salir con todo, porque Místico siempre da lo mejor y este viernes, no va a ser la excepción.“.

Místico.

Recordemos que Místico, gozó del privilegio de competir en WWE, bajo el nombre de Sin Cara, donde fue presentado como una de las grandes promesas de la compañía. Lamentablemente y debido a los problemas de adaptación, el mexicano se vio forzado a regresar a suelo azteca, dejando un sabor agridulce entre la fanaticada estadounidense.

Ahora va por una revancha merecida.

En otros temas.

Acusan a evento de Alberto del Río de copiar el póster de Summerslam

Alberto del Río es una figura bastante controvertida en el mundo de la lucha libre. Todavía está a la espera de un juicio por asalto y secuestro. El próximo 2 de agosto está citado al juzgado para proceder. Nada de lo que le ha impedido participar en el evento “Hecho en México Takeover”

El cartel del evento de Alberto del Río

El cartel del evento empezó a circular en Twitter y no pasó mucho antes de que los fanáticos notaran las similitudes entre el diseño de su evento y el de Summerslam 2019. En lugar de Seth Rollins, Kofi Kingston, Becky Lynch, Roman Reigns y Brock Lesnar, vemos a Sin Cara, Carlito, del Río y Andrade el Ídolo.

Sin duda como estrategia publicitaria ha logrado que lo compartan muchas personas, aunque por distintas razones, ¿Qué opinas tú? ¿Estrategia publicitaria o simple plagio?

Tal vez te interese

El juicio contra Alberto del Río fue pospuesto nuevamente

Paige habló de la violencia que sufrió por parte de Alberto del Río

Cinta de Oro (ex Sin Cara) habla de sus peleas en backstage y de cómo reaccionó WWE

Cinta de Oro habla de sus altercados siendo Sin Cara

Cinta de Oro (el ex Sin Cara) habló recientemente con Inside the Ropes sobre los conflictos que tuvo trabajando en WWE. Cómo es sabido, Sin Cara peleó con Chris Jericho, Sheamus y Simon Gotch, conflictos que fueron revisados en detalles aquí. También confirmó el rumor de que debió ir a clases de manejo de ira por eso.

Cinta de Oro no se considera a si mismo un tipo con problemas de ira

Bueno, sí, me enviaron a clases de manejo de la ira, eso es cierto. Eso es muy cierto. Sí, me enviaron a clases de manejo de la ira. Es verdad. Y bueno, tuve que hacerlo porque tuve un par de altercados a lo largo de mi carrera en la empresa.

Pero, ya sabes, lo que pasa con nosotros es que, ya sabes, como luchadores, como artistas, podemos tener un desacuerdo un día y podemos desquitarnos con nosotros mismos y luego al día siguiente estaremos bien. Sin rencor. Nada. Fueron solo impulsos del momento. Y eso es.

Tuve un par de riñas con algunos de ellos. Pero hasta el día de hoy, Sheamus y yo somos muy buenos amigos, Jericho y yo no tenemos ningún problema. A Simon Gotch, le deseo lo mejor. No somos amigos, pero le deseo lo mejor. No le deseo nada malo. Pero fue una de esas cosas que a veces sucede.

Somos hombres, estamos en un deporte en el que, ya sabes, quieres ser el número uno, quieres ser el mejor. Lo entiendo y lo entiendo. Pero eso es cierto. Entré en clases de manejo de la ira. Y no tengo un problema de ira, pero supongo que fue porque pasé por algunas de esas cosas y ellos solo querían, en cierto sentido, ver si necesitaba ayuda. Supongo. No sé.

Cinta de Oro, el nombre actual de Sin Cara.

También te puede interesar

Análisis de WWE WrestleMania 37: noche 1.

Análisis de WWE WrestleMania 37: noche 2.

Lucha libre y peleas en backstage: Vol. 2

Seguimos con la “saga” de this isn´t wrestling, dedicada a documentar varios de los incidentes más lamentables que han ocurrido en la lucha libre. Dentro de esta, ya hice una revisión sobre peleas reales entre luchadores, detrás de las cámaras. Y esta vendría siendo la parte 2. Como es costumbre, me estoy quedando solamente con casos conocidos, la punta de un iceberg que a es muy difícil contemplar del todo, especialmente en México o Japón.

Bobby Lee vs Villano I (1979)

Bobby Lee.

Un conflicto que ocurrió cuando ambos eran colegas de la UWA en México. Con tan solo 5 años de experiencia in-ring, Bobby se apoderó del UWA World Welterweight Championship y derrotó al legendario Santo (aunque luego este le devolvió la mano). Gracias a ese push, Lee fue conocido como “la bestia del ´78”. No obstante, la arrogancia de Bobby y los celos profesionales de Villano I terminaron siendo una mezcla explosiva.

Ambos estaban luchando en equipos opuestos de un six-man tag, pero se les pasó la raya en los castigos que se aplicaron mutuamente. Lo peor, es que los golpes duros no terminaron con el pin y siguieron con un legitimo brawl en backstage, que terminó con ambos separados por el resto del roster. Pero los ánimos seguían caldeados y ambos decidieron saldar sus diferencias a solas, sin que nadie los pudiera interrumpir.

Villano I.

La idea era un combate de “sometimiento” en un ring. Pero a falta de un tercero, claramente es complicado delimitar reglas así. Y aunque la pelea solo duró unos dos minutos, Villano (el claro ganador) lesionó la columna de Bobby, provocando que el último tuviera que ir a urgencias, aparte de acortar su carrera profesional.

Dynamite Kid vs The Rougeau Brothers (29 de septiembre y 5 de octubre de 1988)

Kid fue en su momento un luchador muy respetado, dada su gran capacidad en el ring. Pero esto lo complementaba con una horrible actitud en backstage. Se burlaba a menudo de sus compañeros y cuando lo desafiaban, respondía agresivamente. Peor aún, a pesar de que Dynamite medía solo 1,73 mts (un luchador pequeño para los estándares de WWE), era muy difícil ganarle en una pelea legítima. Por esta época, Kid y su concuñado Davey Boy Smith eran los British Bulldogs.

Dinamite Kid.

Los Bulldogs tenían roces con los canadienses Rougeau Brothers (Jacques y Raymond). La situación pudo no llegar más allá, pero un quinto actor caldeó completamente el ambiente: Curt Hennig (Mr. Perfect). Hennig se las dio de bromista en un show y mientras los canadienses tenían su lucha, robó algunos objetos del bolso de Jacques. El miembro de los Rougeau volvió y asumió que habían sido los Bulldogs. Justo lo que Perfect quería.

En otro show del 29 de septiembre, Hennig hizo algo aún peor. Jacques le pidió que cuidase su bolso y en su ausencia, Perfect sacó su ropa y la cortó en tiras. Luego cuando los Rougeau volvieron, Hennig los esperó para salir al mismo tiempo del baño, para luego hacerse el sorprendido. Lo peor, es que Perfect le dijo a todo el roster de la broma, para que Jacques siguiera creyendo que lo estaban molestando los Bulldogs.

Curt Hennig (Mr. Perfect), había entrado a WWE ese mismo 1988.

El punto de quiebre ocurrió cuando ese mismo día, Jacques dijo a los cuatro vientos que hablaría con Vince McMahon. Hennig fue entonces donde Dynamite Kid y lo predispuso contra Rougeau. Peor aún, el hipócrita de Perfect se dedicó a jugar a las cartas con Jacques, consciente de que en cualquier momento iba a llegar el miembro de los Bulldogs. Kid apareció y golpeó al canadiense detrás de la oreja. Jacques se le enfrentó y Dynamite le dio una paliza, con puñetazos y patadas a la cara.

Raymond irrumpió en la paliza contra su hermano. Pero aparte de ser más débil que Dynamite, tenía la rodilla lesionada. Kid lo golpeó en el cuello y (aunque las versiones varían) parece que lo dejó inconsciente. Jacques quedó furioso y preparó una venganza. El ambiente en backstage era tenso y el 5 de octubre (una semana después), Vince McMahon dijo que si un luchador iniciaba una pelea en backstage, sería despedido. No sirvió de nada y ese mismo día ocurrió algo mucho peor.

Jacques Rougeau a la derecha, Ray a la izquierda.

Jacques sabía que sería tremendamente difícil derrotar a Kid. Así que su plan era pillarlo por sorpresa y derribarlo con un buen puñetazo. Aparte de prepararse durante días, reforzaría el impacto mientras agarraba una bolsa llena de monedas de $25 centavos. El día del segundo incidente, pudo emboscarlo en una habitación, donde además de él estaban Raymond y Pat Paterson. El plan de Jacques funcionó. Sorprendió a Dynamite y aunque no lo dejó inconsciente, le botó cuatro dientes al instante.

Tras el impacto inicial, Jacques siguió golpeando a un shockeado Kid. Y paralelamente, Raymond agarró a Paterson por el cuello para que no se metiera. Al final llegaron otros luchadores y disolvieron la pelea. Vince decidió no despedir a nadie y se cree que Raymond pagó el arreglo dental de Dynamite. Además, los Bulldogs decidieron arreglar su renuncia de WWE. En los dos meses entre el incidente y esa salida no pasó nada, pero hasta el final se hablaba de una venganza por parte de Kid.

A los pocos años, Ray Rougeau se retiró y Jacques siguió con el gimmick de “Mountie”.

Los Rougeau solucionaron la posible venganza con un gran argumento: tenían contactos en la mafia canadiense y la dirección de la casa de Kid. El luchador Dino Bravo corroboró la veracidad de la amenaza. Bravo también tenía conexiones, ya que estaba casado con una mujer perteneciente a una familia (de hecho, se cree que su asesinato en 1993 se debió a eso). Finalmente, los Bulldogs se fueron de WWE, mientras que cada uno de los Rougeau se retiró en esta ¿Y Curt Hennig? Salió totalmente impune.

Owen Hart vs Bad News Allen (28 de mayo de 1989)

Ambos canadienses fueron colegas en Stampede y dieron el salto a WWE por 1988. Pero con distintos planes. Allen (ahora Bad News Brown) llegó porque Vince buscaba un afroamericano grande para retar a Hulk Hogan. Owen que además tenía mucha menos experiencia, tenía el gimmick de Blue Blazer y desde ya, sufrió el ninguneo en el bookeo por su baja estatura. Para la época del incidente, se programaron varios singles matches entre ambos. Entre ellos uno en Calgary, la ciudad natal de ambos.

Stampede fue de las principales promociones de Canadá en la época de los territorios, hasta que quebró con el crecimiento de WWE. Fue dirigida por Stu Hart, el patriarca de la familia Hart.

Con el argumento “estarán mis familiares y amigos”, Owen pidió ganar. Allen cedió algo y acordó que lo dejasen en DQ. El problema es que cuando Bad News iba al backstage, el Blue Blazer se subió al esquinero con los brazos en alto, para sacarle un pop al público. Para Allen era una actitud egoísta: él era a quien estaban construyendo y al hacer eso Owen, el público le quitaba atención. Siendo alguien con mecha corta y un judoca de nivel olímpico, no era buena idea insultar a Bad News.

En el siguiente show, Allen le mandó a Owen un mensaje a través de Earl Hebner: si volvía a hacer un taunt post-match, le daría una paliza. Pero Hart no hizo caso y lo volvió a hacer. Luego cuando Owen se iba, Bad News lo emboscó y lo derribó de un puñetazo. Acto seguido, se abalanzó sobre él y lo golpeó muchas veces más, hasta que Earl Hebner le dijo “Allen, lo vas a matar“. Como ambos venían de luchar, los fans creyeron que era parte del espectáculo. Al parecer, Hart no le guardó resentimiento.

Bad News Allen, también conocido como Bad News Brown.

Eddie Guerrero vs Road Warrior Hawk (mediados de los 90’s)

Hawk tenía fama de tipo agresivo en backstage. De hecho, es un nombre que volveremos a tocar en otros apartados. Pero particularmente en este caso, parece que toda la culpa la tuvo Eddie, tal como el mismo reveló en su momento. Por este año, ambos trabajaban en NJPW y fueron junto a otros luchadores a un bar después de luchar. Allí Guerrero se emborrachó, perdiendo toda capacidad para comportarse con profesionalismo.

Eddie fue muy fan de los Road Warriors de joven. Y por eso, es algo irónico que en su ebriedad le haya buscado pelea a Hawk. Finalmente, el miembro del famoso equipo le dio la oportunidad a Guerrero de echarse atrás, antes de que le diera una paliza. Lo que Eddie hizo en cambio, fue empujar a Warrior, se cree que en parte, porque no quería quedar como un cobarde en frente de sus colegas.

En su run en NJPW, Eddie Guerrero luchó enmascarado como Black Tiger II.

Dicho y hecho: Hawk dejó inconsciente a Eddie. El golpe con el que Guerrero perdió el conocimiento al parecer, fue en los primeros instantes, cuando Warrior le impactó la nuca. Un golpe tan peligroso, que fácilmente pudo matar a Eddie. Y luego, Hawk siguió golpeándolo en el suelo. Con el pasar de los años, ambos hicieron las paces.

El quiebre de los British Bulldogs (1994)

Tras el mencionado conflicto con los Rougeau, los Bulldogs se fueron de WWE y ahí es cuando el equipo comenzó a desmoronarse. Davey Boy Smith tenía un caro estilo de vida, así que le interesaba volver. Pero en cuanto Vince les sugirió un regreso, Dynamite Kid le respondió de una manera irrespetuosa y en frente del resto del roster: “cuando el infierno se congele“. McMahon entonces, le hizo la oferta solamente a Smith y él aceptó iniciar su carrera individual a cambio de disolver el equipo.

Davey Boy Smith, el único British Bulldog que conoce la mayoría.

Kid se enfureció con su concuñado y tras discutir, nunca hablaron o se volvieron a ver de nuevo. Pero el conflicto apenas comenzaba. En primer lugar, Davey y su esposa Diana Hart registraron la marca “British Bulldog” y le crearon problemas legales a Dynamite. Y luego por una acción de muy mala clase: Smith llamó a AJPW donde trabajaba Kid y les dijo que había fallecido en un accidente de automóvil. Lo que generó un caos, que a la larga le arruinó su carrera a Dynamite en la empresa.

El día del incidente, Davey estaba en una convención de autógrafos en Inglaterra, situada a pocos kilómetros de la casa de su concuñado. Kid llegó, destruyó tanto la mesa de Smith como su mercadería y pregonó que le iba a dar una paliza. Pero Davey se escondió y llamó a la policía, quienes se llevaron a Dynamite. Se ignora el motivo de porque Smith eludió la pelea. Se cree que fue más por el hecho de ser familiares que por miedo a perder: para entonces Kid estaba retirado y en mala condición física.

Road Warrior Hawk vs 2 Cold Scorpio (abril de 1995)

Collision in Korea fue un PPV de WCW y NJPW celebrado en Corea del Norte. Aparte del lugar inédito para su realización, sus dos shows congregaron entre 150.000 y 200.000 espectadores por noche, las mayores audiencias históricas para eventos de lucha libre.

Esto pasó en el viaje de Collision in Korea, con ambos luchadores trabajando en NJPW para la época de los shows. Aunque originalmente, el problema de Scorpio no era con Hawk, sino que con Ric Flair. Resulta que cuando 2 Cold llegó a WCW en 1993, querían hacer de él una gran estrella afroamericana. Pero a la larga frenaron su push y terminó saliendo de WCW, un año antes de Collision in Korea. Scorpio pensaba que Flair fue quien lo saboteó en backstage y estaba furioso con él.

Dada la importancia que tendría el Nature Boy en los shows, 2 Cold tuvo que prometerle a los promotores que no le haría nada. Pero la actitud de Flair no le agradó al afroamericano. Estando en Corea del Norte, los talentos en general se trasladaban en un bus, pero a la leyenda le entregaron un Mercedes-Benz. Que él anduviera a cuerpo de rey y no con los chicos, le pareció a Scorpio sumamente irrespetuoso.

Flair estuvo en el encuentro principal de las dos noches, ante Antonio Inoki.

Para el primer viaje, Flair invitó al Mercedes a Hawk, su principal amigo del grupo que trabajaría en los eventos. En el segundo viaje en tanto, el Warrior decidió tomar el bus. Ahí todos notaron que Flair le hacía señas a alguien y Hawk dijo que tal vez su buen amigo lo quería invitar de nuevo al Mercedes. Ahí es cuando Scorpio explotó y los insultó a ambos. 2 Cold y el Warrior comenzaron una discusión cada vez más acalorada, y Hawk uso la palabra “N” (Nigger).

Sobre la pelea de a continuación (y el conflicto posterior), solamente se conoce la versión de Scorpio. Pero al menos, hay un consenso en que 2 Cold ganó la pelea. Aunque Hawk era un tipo muy duro, hace poco tiempo estaba tomando medicación para la hepatitis c y al parecer, eso redujo considerablemente sus reflejos. Eso explica como es que según Scorpio, dio tres golpes por cada uno que recibía del Warrior, además de conectarle una patada que le reventó la nariz.

2 Cold Scorpio luchó contra Wild Pegasus (Chris Benoit).

La pelea en el bus fue disuelta principalmente por el personal japonés. Pero mientras que Scorpio pretendía dejar el conflicto atrás, la idea de Hawk era vengarse a toda costa. Algunos días después, estaban junto al resto del roster en una visita turística, en un templo de cientos de años. Ahí el afroamericano se acercó al Warrior para hablar, pero lo único que recibió de este, fue una nueva amenaza y un puñetazo. Rápidamente, fueron separados de nuevo por los japoneses.

Todo indicaba que se venía una segunda pelea. Según Scorpio, el resto del tiempo que estuvo en Corea, se dedicó a cuidarse las espaldas. Mientras que preparaba el terreno: averiguó cual rodilla se operó Hawk y tras una cena especialmente tensa, robó unos palillos chinos de acero inoxidable. Pero afortunadamente, ambos hablaron e hicieron las pases. Como consecuencia del incidente, NJPW despidió a Scorpio. El Warrior llevaba años con ellos y no les agradó el hecho de que lo golpease alguien nuevo.

¿Kensuke Sasaki asesinó a un rookie? (1995)

Sasaki es una respetada leyenda de Japón, ganador de múltiples títulos. Pero lo cierto, es que tiene una historia bastante oscura de la época en que fue entrenador de NJPW. Hiromitsu Gompei tenía 23 años y hace tan solo una semana había entrado en la empresa, para entrenarse como Young Lion. Dentro de una practica dirigida por Kensuke, Gompei recibió mal un suplex, provocandole un daño cerebral severo. A pesar de que rápidamente fue llevado a urgencias, murió cuatro días después.

Kensuke Sasaki.

La versión oficial es que alguien (Sasaki u otro estudiante), le aplicó mal el suplex al rookie, accidentalmente. De hecho, ni siquiera se levantaron cargos en contra del luchador. Pero hay otra versión al respecto. Señalan que Gompei no cumplía a cabalidad sus obligaciones en el dojo, o que insultó a Kensuke de alguna otra manera. Y que en respuesta, Sasaki lo castigó dándole una paliza a base de repetidos suplexes. Esto habría provocado el daño cerebral y el posterior fallecimiento.

Paul Bearer vs Sunny (mediados de los 90’s)

Sunny estaba emparejada con el ahora fallecido luchador Chris Candido. Pero por entonces, era un secreto a voces que ella se acostaba con Shawn Michaels. Se cree que Candido sabía, pero que prefería mirar a otro lado por el poder de HBK en la empresa. A pesar de la nula reacción de Chris, esta situación además de su personalidad, provocaron que Sunny no cayera bien en backstage. Por algún motivo que nunca se definió del todo, Paul Bearer en especial la detestaba.

Sunny.

Ambos tuvieron una discusión en backstage donde salió el tema de la infidelidad de Sunny y terminaron dándose empujones entre los dos. Pero no llegó más allá, ya que Paul no quería golpear a una mujer y ambos terminaron siendo separados. Candido se enteró y quería golpear a Bearer. Pero el manager si que era respetado y rápidamente salieron luchadores amenazando a Chris, con darle una paliza si hacía algo. Entre ellos, el mismísimo Undertaker, al parecer.

Randy Savage vs Road Warrior Hawk (17 de julio de 1996 y 6 de noviembre de 1999)

El origen de estas peleas se remonta a 1994. Hubo una cena en un restaurante, donde estaban ambos aparte de Dale, quien tiempo después se casaría con Hawk. El Warrior en algún momento fue al baño y según la chica, Randy se le acercó para decirle: “Oye, ¿te gustaría que te llevará debajo de la mesa y te mostrara como es un hombre de verdad?“. Dale no le dijo nada a su futuro esposo, hasta dos años después, cuando Hawk estaba en otro de sus runs en NJPW.

Arriba Road Warrior Hawk y abajo, Road Warrior Animal.

El guerrero dijo que se encargaría de Savage cuando lo volviera a ver. Y tal cual, Randy llegó a Japón en 1996 en medio de unos combates inter-promocionales con WCW. Hawk encaró a Savage justo cuando iba a salir a su combate y este último negó las acusaciones, lo que solamente provocó aún más al Warrior. Hawk le dio una gran bofetada con su mano abierta, lo que tumbó a Savage, y mandó volando sus lentes y sombreros. Animal quien era partner de Hawk lo contuvo y la pelea no llegó más allá.

Pasaron los años y los dos se encontraron en 1998, en el backstage de un concierto de Kid Rock. Hawk le advirtió a seguridad que ambos tenían historia, pero (según él) nunca pensó que Savage haría algo. Y antes de decir una palabra, Randy se acercó y lo derribó con un puñetazo. Acto seguido el Warrior se levantó y se abalanzó sobre él. La pelea llegó a los baños y al parecer, rompieron algunos urinarios. Hawk en tanto, afirmó que trató de asesinar a Savage apretando su cuello contra la pared.

Randy Savage y Georgeus George, la chica que era tanto su manager como pareja.

Lo peor, es que los dos luchadores no eran los únicos peleando. Hawk estaba en el lugar con su ya mencionada esposa Dale, mientras que a Savage lo acompañaba su pareja Georgeus George junto a su hermana. Georgeus le lanzó algunas latas de gaseosas a la cabeza de Hawk y acto seguido, Dale se le acercó y la empujó. Las dos hermanas se lanzaron sobre la esposa del Warrior y le dieron una paliza unilateral, con golpes durísimos y mechones del cabello arrancados.

Según Georgeus había unos 15 guardias y ni ellos ni nadie, trató de detener las peleas. Recién pasó cuando rato después, llegó la policía. Debido a los golpes recibidos en la cabeza y el daño neurológico provocado, Dale quedó con un tinnitus permanente en su oído (enfermedad que consiste en escuchar sonidos sin una fuente externa). Esto provocaría que Hawk le hiciera un largo procedimiento judicial a Savage, el cual terminó interrumpido e inconcluso, con la muerte del Warrior el 2003.

The Plane Ride From Hell (5 de mayo del 2002)

Esto fue un vuelo privado contratado por WWE, para que casi todo el equipo que estuvo en la gira europea del 2002, pudiera volver en un solo viaje. Según los expertos, hay tres factores claves para entender el caos: no estaba Vince; había barra libre, lo que era una combinación explosiva con el estrés y cansancio tras la gira; y Scott Hall que hace poco tiempo había causado disturbios borracho, seguía en la compañía, una señal de que cualquier altercado sería tolerado.

El escándalo más conocido, fue el desafío entre Curt Hennig y Brock Lesnar. Aunque es una historia algo exagerada: existe el rumor de que estuvieron a punto de romper la puerta de emergencia, pero ni con el peso de ambos chocando hubiera bastado. El ebrio Mr. Perfect retó a Lesnar a una competencia de wrestling amateur. Brock muy joven en esa época no quería pelear, pero su círculo cercano le dijo que de negarse, quedaría como un cobarde.

Tras perder su trabajo por el vuelo, Curt Hennig falleció debido a sus adicciones en el año siguiente (2003).

Lesnar accedió y con facilidad derribó a Hennig. Pero Perfect se incorporó y lo retó de nuevo, provocando que Brock lo volviera a desequilibrar. Y así unas cuantas veces más, dejando a los dos cada vez más alterados. Pero antes de que la “pelea” subiera a otro nivel, Perfect fue contenido. La noche de Hennig no terminó aquí y más adelante, se dedicó a rociar con crema de afeitar a varios luchadores, entre ellos el Big Show. Perfect fue uno de los dos despedidos al día siguiente del vuelo (el otro, sería Scott Hall).

También hubo una pelea fue entre el productor Michael Hayes y Bradshaw (JBL). Hayes estaba muy borracho y desagradable con los demás. Tanto así, que trató de orinar sobre Linda McMahon. Lo peor es que de paso, trató de buscarle pelea a algunos luchadores. Aparte de molestar a Scott Hall, llamó “redneck” a Brasdshaw, a quien además le dio una palmada en la frente. El ahora JBL se había cortado hace poco y ese golpe dañó su vendaje, provocando que sangrase profusamente.

Un artista, representó varios de los incidentes desagradables del vuelo.

Según una versión, Hayes se quedó dormido producto de la borrachera. Pero otra apunta, a que un molesto Bradshaw lo golpeó y lo dejó inconsciente. Una vez dormido Hayes, X-Pac quien lo odiaba le cortó el cabello. Especialmente porque al productor le encantaba ir a todos lados con una larga cabellera. Esa acción tuvo una reacción muy positiva en el roster, a quienes no les caía bien Hayes. Se dice que en el backstage del Raw siguiente, X-Pac subastó el pelo cortado.

Hubo también otros incidentes. Flair andaba desnudo, solamente cubierto por su bata y se dedicó a mostrar sus partes íntimas. Goldust por su parte, le cantó una serenata a su ex esposa Marlena, quien se sintió sumamente incómoda. Finalmente, Scott Hall fue acusado de lamer a una azafata. Además, los tres fueron demandados luego, por acoso y/o tocaciones a las azafatas del avión. Aparte de los despidos, el escándalo provocó que WWE se pusiera mucho más rígida con situaciones que implicasen beber alcohol.

Negro Casas vs Leobardo Magadan (3 de diciembre del 2002)

El respetado Negro Casas ya era un habitual estelarista en el CMLL, mientras que Leobardo era uno de los comentaristas del show. El problema inició, debido a que Magadan hacía constantes bromas acerca de Casas y sus problemas económicos, algo que el luchador se tomó como algo personal.

El día del incidente y en el entretiempo entre los combates, estaban tomando un descanso en la mesa de comentarios. Ahí es cuando Casas apareció sorpresivamente detrás de ellos y con los puños, golpeó ambos oídos de Magadan, para luego dirigirse apresuradamente detrás de bastidores. Aunque no fue un golpe de gravedad, Leobardo estaba conmocionado. Hay que considerar que un no-luchador, está mucho más indefenso físicamente ante estas situaciones.

Leobardo siendo llevado a urgencias, tras el segundo ataque.

El comentarista Javier “Gusano” Llanes fue a hablar con Casas, mientras Magadan se quedaba en la mesa. El Negro se alteró con el comentarista y no lo quería dejar salir de la habitación para que fuera a cubrir el siguiente combate. Al final se calmó aparentemente y lo dejó ir. Pero acto seguido, Casas se le adelantó corriendo para ir a ringside de nuevo. Ahora golpeó a Leobardo con un derechazo, lo que le rompió los lentes y la nariz. La sangre chorreaba la mesa de comentarios.

Shocker apareció y se llevó a Casas al backstage, mientras que tuvieron que pedirle una ambulancia a Magadan. El comentarista tenía un desprendimiento de retina y una fractura en el tabique, lo que requirió cirugía. Tras el incidente, Magadan presionó para que al Negro le quitasen su licencia de luchador. Pero a la larga, ni siquiera perdió su posición de importancia en el CMLL. A pesar de la gravedad de la situación, la empresa no estaba dispuesta a perder a una de sus grandes figuras.

Caricatura sobre la situación de Casas y Magadan.

El temible Sin Cara

Cuando Místico fracasó en WWE y salió de la empresa por la puerta de atrás, decidieron reciclar su gimmick de Sin Cara. Hunico entonces, lo usó desde fines del 2013 hasta su salida en el 2019. Era evidente que Sin Cara II nunca iba a ganar nada relevante, pero lo inesperado, fue su extraña popularidad en los foros de internet por los altercados en backstage. Entre esos años se ha visto involucrado en tres peleas conocidas y salió más o menos bien parado de todas.

La primera pelea fue con Sheamus el 5 de mayo del 2014. Aunque en realidad, el problema original era con Drew McIntyre. Sin Cara se quejaba de que cuando Drew llegaba a un lugar, solamente le daba la mano a gente que era importante en backstage, algo que llegó a oídos de Sheamus. El día de la pelea, ambos se encontraron en la zona tras bastidores en que los luchadores se atienden lesiones y otras molestias de diversa índole. Sin Cara se estaba atendiendo en ese momento, en la única cama disponible.

En su momento, Sheamus habló del incidente, claramente bajándole el perfil.

Sheamus dijo algo así como “que se levante, soy más importante que él”. Una clara burla frente a los comentarios del mexicano. Se desconoce que se dijeron después, pero lo concreto es que el irlandés dio el primer golpe. Pero rápidamente, Sin Cara lo derribó atacando sus piernas, para luego abalanzarse sobre él y golpearlo repetidas veces. La versión de Sheamus es que él bromeaba, pero considerando que pegó primero, quizás no quiso admitir que un tipo mucho más pequeño lo dejó en ridículo.

La segunda pelea fue con Simon Gotch, el 19 de julio del 2016. Gotch nunca llegó a caer demasiado bien en el backstage, ya que tenía escaso filtro a la hora de hablar y hacer bromas. En este caso, algo de lo que dijo enfadó a Sin Cara. El enmascarado tenía una botella de Coca-Cola y se la lanzó en la cara, impactando en su ojo. Acto seguido, Simon se lanzó sobre Sin Cara y el último lo redujo en el suelo, antes de que los separasen. Hay una versión de que en realidad Gotch estaba ganando la pelea: la del propio Simon.

Gotch no apareció en los shows posteriores al incidente. Hasta Battleground (5 días después), en medio de la celebración de Dean Ambrose… y con un ojo morado.

El tercer altercado fue con Chris Jericho, el 16 de noviembre del 2016. Durante la gira europea, parte del roster viajaba en un bus a una ciudad inglesa. Ahí, Sin Cara se dedicó a hacer ruidos que tenían a todo el mundo incómodo. Hasta que Jericho (un líder de backstage) se le enfrentó. Pero tan pronto como Y2J inició la discusión, Sin Cara le metió un puñetazo. Los colegas saltaron a separarlos y la pelea terminó pronto. Aunque Jericho alcanzó a morderle un dedo al mexicano.

Siguiendo la fama de Sin Cara, salió el rumor erróneo de que él dejó inconsciente a Y2J. Pero los testimonios, apuntan más bien a que ambos se hicieron algo de daño y que la pelea tampoco duró mucho. Tras la refriega, el enmascarado fue expulsado del bus y tuvo que viajar por sus propios medios al show. Pero más allá de esto, no fue sancionado por esto, ni tampoco por sus otros dos incidentes. Aunque bueno, si consideramos que Sin Cara no tenía como caer más bajo: ¿cómo lo iban a castigar?

La pelea entre Jericho y Sin Cara, fue en medio de la gira europea de fines del 2016.

También te pueden interesar, otros artículos dedicados a los incidentes más lamentables de la lucha libre:

Lucha libre y peleas de backstage

Lucha libre y peleas contra civiles

Shoots: combates que se salieron de control

Vida y escándalos de New Jack

WWE y la adaptación de los wrestlers extranjeros

Por Richard#ToniTime 

La facilidad de adaptación es la capacidad que tiene el ser humano para acostumbrarse a entornos diferentes a los que está acostumbrado. Dicho concepto es aplicable al mundo del wrestling, así como también a muchos otros trabajos. Muchas veces nos topamos con WWE anunciando con bombos y platillos la contratación de una estrella de talla internacional.  Pero también ocurre con frecuencia (especialmente en el caso de japoneses y mexicanos), que esas grandes estrellas terminan olvidadas y jobbeando. En este artículo expresaré en tres puntos mi opinión de porqué los luchadores extranjeros fracasan en la empresa más grande de entretenimiento deportivo.

 1.- Problemas con el idioma:

Por muy ridículo que suene, el no saber expresarse correctamente en un país extranjero puede resultar tu perdición y más si se trata de trabajar en entretenimiento. Las promos con micrófono en mano son algo muy característico del wrestling e incluso en la época de Hulk Hogan los luchadores tenían tiempo de expresarse. Estos segmentos son útiles, tanto para vender el personaje como para desarrollar rivalidades. Un luchador puede ser un gran orador, pero hay un detalle clave para que la promo funcione y es precisamente el hecho de que se domine el idioma.

La situación usual entonces, es que el extranjero es incapaz de hacer una buena promo. Esto les perjudica de cara a tener protagonismo en el show y antes de poder decir “Big Cass” ya están enterrados. Le pasó a Asuka (Kana), Sin Cara (Mistico/Caristico) y en NXT a Andrade “Cien” Almas (La Sombra). Una solución temporal para estos casos es un buen mánager que hable inglés como le pasó a Andrade, pero a la larga dependerá del luchador si desea aprender el idioma o pasar de él (cof… cof… Mistico… cof… cof..).

2.- Diferencia de estilos:

Es bien sabido que alrededor del mundo del wrestling existen diversos estilos que varían dependiendo del país. México en general se divide entre los luchadores high flyers y los técnicos. Es decir, están aquellos luchadores que ocupan mayormente movimientos vistosos con ayuda de las cuerdas y los expertos en la lucha a ras de lona. Por otro lado Japón es conocido por el Strong Style, estilo famoso por sus golpes, moves y llaves con stiff. Si bien estos estilos son populares en México y Japón, evidentemente Estados Unidos puede no verlos con la misma fascinación y menos WWE.

Cabe recordar que WWE es una empresa mayormente centrada en el entretenimiento. Por ende, muchas veces pasará de dar luchas de cinco estrellas en pos de vender un producto que entretenga a la mayoría de los espectadores (en general fans casuales). Sabiendo esto, no es novedad que tíos como Seth Rollins que priorizan el hacer movimientos vistosos antes que contar una historia sobre el escenario, sean de los luchadores más queridos por el público de WWE. El estilo técnico con su cátedra de llaves y contra-llaves es de mis favoritos, pero sé que la mayoría de estos espectadores lo tildaría de lento y aburrido en caso de ponerlo en práctica.

Si bien el Strong Style podría ser del agrado del fan promedio al brindarle mayor realismo a las contiendas, si que puede ser un arma de doble filo. Esos peligrosos moves pueden causar lesiones graves tanto para el que la practica como su rival. Katsuyori Shibata sería un buen ejemplo de esto.

Claramente, WWE  jamás se arriesgaría a encuentros con Strong Style. Prueba de ello son Hideo Itami (KENTA) y Shinsuke Nakamura (quien solía ser apodado como The King of Strong Style), que han tenido que bajar la intensidad al ser tachados como luchadores poco seguros. Asuka también ha pasado por un proceso similar, luego de tener que adaptarse a un estilo menos agresivo de lo que solía mostrar en tierra nipona. No se sorprendan si Io Shinrai también cambie su estilo ahora que firmó con WWE.

 3.- Un público diferente:

El wrestling alrededor del orbe siempre trata de lo mismo, que es contar una historia dentro del cuadrilátero. Sin embargo, también es sabido que cada país tiene diferentes costumbres y tradiciones. En México por ejemplo suelen tirar dinero al ring como muestra de respeto hacia los luchadores. Por otro lado, los japoneses tienden a ser más calmados y no es muy común verlos tirar el estadio cuando un luchador aparece (a no ser que ese luchador sea Minoru Suzuki). Una vez aclarado lo anterior, no es de extrañar que los luchadores tengan que aprender a tratar con cada tipo de espectador.

Como ya expliqué en el punto 2, en Estados Unidos hoy en día se priorizan los movimientos vistosos antes que una buena historia. Por este mismo motivo es que a veces vemos cosas de la talla de un Brock Lesnar vs Roman Reings en WM 34. Si bien admito que WWE no es actualmente de mi agrado, comprendo la forma en que están llevando las cosas actualmente. El formato le genera más ingresos que antes y no veo porqué motivo deberían cambiarlo.Por esto mismo no es de extrañar que personajes como The New Day sean tan rentables para la compañía, considerando que se centran más en un publico infantil; o la misma Alexa que es bastante histriónica.

No es tan extraño que los luchadores extranjeros tengan tantos problemas para adaptarse a lo que el gigante de entretenimiento deportivo busca. La mayoría pretende seguir haciendo el mismo trabajo que realizaba en otras empresas, y se encuentran con que WWE no es un lugar donde aprecien el talento in-ring por sobre otras habilidades. Por eso, no es de extrañar que hoy en día que Alexa sea cuatro veces campeona mientras Asuka anda perdida en una rivalidad con Naomi de compañera (¡Por dios Kana! ¡¿Que te hicieron?!).

Espero el artículo haya sido de vuestro agrado y les ayudara a comprender mejor el porqué algunas veces no vemos a nuestros favoritos brillar dentro de WWE.

Análisis en caliente de WWE Extreme Rules 2018

Comenzamos con el kickoff.

Sin Cara vs Andrade “Cien” Almas (con Zelina Vega).

Por Rafael Calderón.

Un divertido y entretenido combate que tuvo la mala fortuna de estar en el kickoff. Andrade y Sin Cara ya habían dado muestras de lo que podían hacer en el SD anterior con solo seis minutos, y aquí retomaron cosas de ese match (de hecho, hubo varias referencias al mismo) y mejoraron lo mostrado en ese enfrentamiento, gracias al mayor tiempo con el que contaron.

Vimos una buena exhibición de ambos, con guiños al estilo mexicano, donde Andrade, como siempre, se enfoca en dañar la cabeza de su rival y Sin Cara muestra su capacidad atlética con buenos comebacks. Como dije, tenemos varios guiños a su anterior enfrentamiento, y cuando Andrade busca atacarlo con un doble pisotón en el pecho, Sin Cara revierte y lleva a que Zelina intervenga para que Andrade retome el control y se lleve la victoria con el Hammerlock DDT. Veremos que le depara a Andrade en el futuro, si sigue con Sin Cara o entra en rivalidad con alguien de más status en el roster.

Valoración: 3 Jumbitos 1/4.

The New Day vs Sanity, Tables Match.

Por Rafael Calderón.

Aburrido, quizás siendo eliminatorio y entrando al main card hubiera sido decente, pero la verdad no hay mucho por destacar. Sanity se vio bien y fueron los claros dominadores del combate, con algunos comebacks cortados por parte de los miembros de New Day, pero sin una historia de fondo más que poner over al nuevo stable del programa azul.

Valoración: 1 jumbito 1/4.

Card principal:

The Deleters of World (Matt Hardy & Bray Wyatt) vs The B-Team (Bo Dallas & Curtis Axel).

Por Cristóbal Meléndez Martin (Shut).

Lucha tag team promedio número 2453. No es mala, pero lejos de ser una maravilla o algo por recordar. Salva básicamente por lo bien que caen los The B-Team.

Títulos en el main roster:

Bo Dallas 1.

Sami Zayn 0.

PD: Que poco le duran los títulos a Bray…

Valoración: 2 jumbitos.

Baron Corbin vs Finn Bálor.

Por Walter Merino (Lone Wolf).

Si me era difícil pasar a Corbin cuando era el Lobo solitario, me es peor pasarlo como el alguacil. Y es que volverlo una nueva versión del Kane Corporativo lo ha vuelto tan aburrido como este combate con Bálor. Por ahí Finn busca exigir a “The Constable” con su agilidad pero no es suficiente para cambiar el ritmo ni para prender al público.

Al final, Bálor escapa de un End Of Days y lo  convierte en un paquetito para llevarse la victoria. lucha digna de un semanal de Raw.

Valoración: 2 jumbitos.

Asuka vs Carmella (c), SD Live Women’s Championship.

Por Rafael Calderón.

HORRIBLE, Carmella es lo más fome de WWE a nivel in-ring, y tuvieron que recurrir al payaso de Ellsworth para revivir su reinado, ya que no pudo ser interesante por su propia cuenta. Además termina de dañar a una Asuka que desde su debut en RAW había mostrado un bookeo poco convincente, y tras la pérdida de la racha pasó de ser la tipa más peligrosa del roster a alguien que perdió con Carmella de la manera más mala posible.

El duelo no ofrece nada, Asuka domina a Mella y a Ellsworth, se descuida y pierde. No hay más, horroroso por donde se le mire, el post-match no va a arreglar lo mal que han manejado a la japonesa.

Valoración: -1 Jumbito y estoy siendo generoso.

Jeff Hardy vs Shinsuke Nakamura, USA Championship.

Por Lone Wolf.

Esto ni de combate lo puedo calificar. Es simple, Naka aprovecha que el árbitro está entregando el título a la zona de cronómetro para aplicar un golpe bajo a Jeff. Aun así, Hardy pide que inicie la lucha y Naka lo remata con la Kinshasa para la cuenta de tres, y ya fin del tema, coño.

En el post-match, Randy Orton regresa y muestra indicios de que ira por el título de Naka, además de pisarle las bolas a un lesionado Hardy.

Valoración: DUD.

Por Shut.

Squash.

Títulos en el main roster:

Shinsuke Nakamura 1.

Sami Zayn 0.

PD: Y bueno, el nefasto Orton hizo su regreso.

Sin valoración.

¿Por qué esta “lucha” tiene dos reviews? xD.

Kevin Owens vs Braun Strowman, Steel Cage Match.

Por Shut.

Coqueto combate. La intensidad de Braun siempre motiva. El tipo está en un nivel que es imposible que pase desapercibido. Por su parte, KO cumpliendo bien todo este papel que le han dado las últimas semanas.

Esta estipulación es tan mala que acá logran dejar algo decente, con una historia sencilla, como efectiva. Corta y sin grandes pretenciones. Fueron al grano. Y para el final, un spot BRUTAL, como hace mucho tiempo no se veía. Un momento que sería extraño no se recuerde a futuro.

De todas formas sigo sin entender el trasfondo de esta storyline, ¿qué tan terrible le hizo Owens a Strowman para que este quiere masacrarlo y humillarlo tanto?. El canadiense es, como lo plantean, el face del cuento.

Valoración: 3 jumbitos 1/4.

The Bludgeon Brothers ( Luke Harper & Erick Rowan) vs Team Hell No (Daniel Bryan & Kane), Smackdown Tag Team Championship.

Por Shut.

Parece que una lesión legítima de Kane trastocó todo este match. Igualmente los momentos en que Bryan estaba en desventaja vimos pasajes buenos.

Tras la llegada de Kane todo se fue a pique por lo predecible del asunto y lo repentino del final. Queda la sensación que tuvieron que improvisar sobre la marcha y es una lástima, porque tenía ganas de ver algo más elaborado y sin estos inconvenientes.

Por Bryan y Harper, dedo para arriba.

Valoración: 2 jumbitos 3/4+

Alexa vs Nia Jax, Extreme Rules Match, Raw Women’s Championship.

Por Shut.

Pareció más un segmento que un choque extremo. Debo reconocer que no he visto un Raw entero hace rato, por lo cual no tengo idea porque Natalya estaba acompañando a Nia. Lo de Mickie en cambio con Alexa se entiende.

A eso se suma el factor Ronda, por lo cual era predecible su intervención y toda la batahola que se iba a producir. Más aún que la campeona lo iba a aprovechar para retener. El sabor de boca no es malo, pero queda la sensación de que esto fue más digno del show rojo.

Valoración: 2 jumbitos 1/4.

Roman Reigns vs Bobby Lashley.

Por Shut.

Iba con nulas expectativas y me terminaron comprando. Enfrentamiento de menos a muy más que cambia su curso luego que Roman lanza con dureza a Lashley afuera del cuadrilátero.

El público iba dispuesto a trollear y al final terminaron muy involucrados, lo cual habla bien del match. Choque de trenes muy parejo, donde más que la pulcritud se enfocaron en demostrar quién es mejor bajo la misma tónica: la fuerza.  Spots vistosos, un par de nearfalls con drama y no tan excesivos, fueron el coronario de un enfrentamiento que me tapó la boca. En especial de un Bobby que le ha dado hasta por el suelo (igual lo seguiré haciendo).

Agradable sorpresa y debo reconocer que quedé con ganas de más. Un par de minutos no le hubieran venido mal porque estaba agarrando un tremendo ritmo.

Valoración: 3 jumbitos y medio.

Por Rafael Calderón.

De menos a más, una primera parte aburrida, sosa, sin mucho interés y una segunda mucho más explosiva. Roman no está teniendo un buen año en cuanto a luchas se refiere, y Lashley me provoca una pereza tremenda, y eso que ni siquiera veo los shows semanales de WWE (salvo 205 Live porque ahí hay luchas buenas). Lo cierto es que no fue para nada un mal encuentro, pero tampoco fue algo brillante, solo algo decente y cumplidor, quizás la mejor lucha de Reigns desde enero.

La victoria de Lashley fue sorpresiva para muchos, pero creo que está bien que Roman no gane siempre, si al fin y al cabo ya la gente está cansada de él, el público ya lo ignora mayormente y este año no se ha mostrado consistente a nivel in-ring.

Imagino que Bobby se enfrentará a Lesnar en SummerSlam, y Roman será incluido en ese match o lo meterán en otra cosa, pues no le veo planes claros de cara al futuro.

Valoración: 3 Jumbitos.

AJ Styles (c)  vs Rusev, WWE Championship.

Por Lone Wolf.

Tenía expectativas por este combate no solo por AJ, sino por saber cuánto iban dejar lucir a Rusev. Para buena fortuna, el match se convirtió en el mejor de la noche de lejos. El Fenomenal se muestra enfocado en castigar la pierna izquierda de Rusev a punta de patadas sabiendo que es un punto importante para que el búlgaro aplique su finisher de rendición. Rusev luce bastante bien, sin descuidar el daño de su pierna y logra dominar a AJ por momentos usando su fuerza y haciendo presión en sus costillas.

El choque empieza a agarrar más emoción, de la mano de un público que se dividía entre cánticos de “AJ Styles” y “Rusev Day”. En un momento Rusev tiene la oportunidad de aplicar el Accolade pero el daño en su pierna producto de las patadas de AJ y un Calf Crusher no le permiten tener el balance que necesita para cerrar su llave. English es otro factor que buscó darle la victoria a la bestia búlgara, no solo salvándolo de caer sometido ante el Calf Crusher sino que también quitó la protección de un esquinero, que al final terminaría perjudicando a su representado. AJ se deshace de English y logra conectar con su fenomenal antebrazo para retener su titulo.

Duelo bueno, es tal vez la defensa más disfrutable de AJ luego de la decepcionante saga con Nakamura. Me hubiese gustado ver algo más de trabajo en la pierna de Rusev, unas cuantas secuencias de infarto y un final un poco más acorde. Por todo lo demás bien. Espero sigan apostando por Ru Ru en el futuro.

Valoración: 3 jumbitos 3/4.

Por Shut.

El ninguneo a AJ como campeón es casi o peor al de CM Punk en el 2012. Que no vayas al main event en desmedro del título IC que porta Dolph Zigler es xDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD.

No entiendo en qué carajo estaba pensando WWE cuando al frente estaba un tipo que viene bastante over con la gente y te aseguraba un público metido. Y AJ a pesar de que su segundo reinado no ha sido ni la sombra del primero, siempre cuenta con un importante beneplácito en la grada.

El estadio se volcó favorablemente al encuentro y los wrestlers lo fueron palpitando dando algo sobre la media. Sin embargo, tampoco alcance dotes maravillosos. Es un match interesante, con muchos detallitos que valoro mucho y una sensación de que merecen otro duelo. Mi problema pasa con el desenlace y todo el webeo de English sacando el protector del esquinero. Le quita puntos.

Fuera de eso, y dejando claro que todo es en caliente donde es difícil buscar una reflexión mayor, tengo sensaciones mayormente positivas con esto.

Valoración: 3 jumbitos 3/4.

Seth Rollins vs Dolph Ziggler (c), 30 Minute Ironman Match, Intercontinental Championship.

Por Shut.

Es increíble el público, muestra su enojo cuando Reigns es main event pero boicotean un evento estelar donde el samoano no está envuelto. Impresionante, más aún cuando tienes a Rollins que venía bien over.

Aunque, en este caso, no se debe enfocar todo en ellos, porque puta que lucha tan floja. Lo que dieron estos dos fue un aburrimiento más que otra cosa, sin chispa y carente de toda emoción. Nula historia,  con caídas repentinas en pocos minutos que no ayudaron en nada. Es cierto que la grada no colaboró, pero los intérpretes tampoco pusieron mucho de su parte.

Es decepcionante, porque en el papel uno tenía este enfrentamiento como un candidato, incluso, a robarse la noche. La estipulación hacía creer eso y sus choques previos en Raw también.

Un Rollins dominante, un ziggler contrarrestando y un Seth desesperado fue lo que buscaron, pero de forma muy desordenada e insulsa.

Malito combate ah, muy al debe para lo que se prometía y que deja al descubierto cómo WWE ha descuidado terriblemente el concepto de main event. ¿Por qué no poner a AJ versus un retador muy over? La lucha por el WWE tuvo mejor ambiente pero la empresa prefirió poner un combate donde fue tanta la indiferencia que tuvieron que sacar el contador de la pantalla gigante. Terrible.

Valoración: 2 jumbitos 1/4.

Por Alonso Salazar Andrade (Hit).

Combate bastante discreto y que no pudo superar las expectativas de algunas personas, ya que un Ziggler motivado y un Rollins en modo no payaso, pueden dejar cosas interesantes.

Sin embargo, nos encontramos con una lucha muy predecible en su desarrollo: Rollins dominando hasta la intervención de McIntyre, que permite al rubio de Hollywood acercarse e incluso, superar a Rollins en el “marcador”. Luego vendría lo aún más obvio: Rollins buscando como loco recuperar terreno hasta los minutos finales. La misma mierda de los últimos “Iron Man Matches”.

Agregando al desarrollo totalmente predecible desde los primeros minutos de la lucha, se suma su pobre ambiente, que estuvo más preocupado del conteo regresivo que del desarrollo del match. Igual, no los culpo. Dos tercios de la lucha fueron algo mediocre, por más que en los últimos 5-8 minutos tuvieran algo más de intensidad.

Ante todo esto, sigo sin entender la razón que motivó a ponerlos como main event y sobre todo, la parafernalia de Angle. No hubo ninguna sorpresa, ningún regreso (Ambrose, Jordan, hasta el viejo de Hogan). Una mierda.

Valoración: 2 jumbitos.

Por Nacho Meñique

El Intercontinental Championship me encanta, pero aún así el hecho de que haya llegado al Main Event de un PPV conjunto me parece una de las decisiones más ridículas de la historia reciente de WWE. En primer lugar, debido a que si bien el campeón universal no hizo acto de presencia (vaya novedad), el WWE Championship si estaba en juego. Increíblemente, el Intercontinental tuvo más importancia que el campeonato más importante en la historia de la compañía. Y claramente esto marca una tendencia de meses, ya que desde que se volvieron a instaurar los PPVs conjuntos (Wrestlemania 34 en adelante), Aj no ha defendido en el Main Event de ningún evento.

Dudo que WWE quiera dejar a Styles en un segundo plano. Es más bien la importancia de Smackdown como show lo que pasan a llevar. Quieren dejarle claro al fan a toda costa que Raw es el show A y Smackdown el show B. Esta lógica es bastante contradictoria, considerando que a ratos hacen competir a ambas marcas y venden que están en condiciones más o menos igualadas.

El segundo motivo por el que no me gustó la decisión, es porque la rivalidad no lo ameritaba. Es el primer combate en PPV entre el ex-Shield y el rubio de Hollywood, luego de que hace unas cuantas semanas Dolph le quitó el título a Seth. Más allá del robo del título no hay un ingrediente picante que justifique la importancia del encuentro. Finalmente, consideremos que ni siquiera ganó Rollins, lo que al menos habría dejado a la gente contenta de vuelta a su casa.

Esta estipulación me agrada mucho, ya que con las pujas por conseguir victorias le traspasan al match las mismas tensiones de un partido de fútbol. Lo malo, es cuando los “goles” se obtienen con moves de medio pelo, que en circunstancias normales nunca darían una victoria. Afortunadamente, acá supieron evitar esa situación y al mismo tiempo nos regalaron un marcador abultado. De hecho, me gustó el tiempo que Rollins gastó tratando de sacar un pin, que no llegaba porque no lograba darle a Ziggler con algo lo suficientemente potente.

30 minutos de match es largo para los estándares de WWE y aún así todo se me hizo muy pasable, ya que la estipulación facilitó una buena estructura sin muchos tiempos muertos. Las fases son muy claras: ventaja de Rollins – remontada de Ziggler gracias a la intervención de Drew – Dolph huyendo mientras trata de mantener la ventaja. Y todo esto va dejando momentos interesantes, como el primer pin con roll-up de Rollins, cuando Ziggler trata de huir en ringside como una rata o el hombre récord metiendo el Curb Stomp pero sin tiempo para ganar.

A pesar de todo, igual es un combate que tiene errores notables. Para empezar ese final es una inmundicia. Le vendes al aficionado que luego de empatar el encuentro va a continuar, lo que abre un mar de posibilidades. Pero luego el match se define con una intervención fea de Mcintyre en cuestión de segundos. Tal como otras veces, WWE se equivoca metiendo el sobrebookeo que debería guardar para los semanales en combates importantes de PPV. Para eso, hubiese sido hasta mejor que se quedaran en el empate.

Por otro lado, las intervenciones de Drew restaron. No todos saben hacerla de compañero en ringside y creo que a él le faltó timming. Como la extraña forma en que ataca a Rollins quedándose parado a mirarlo o su falta de disimulo en las interacciones. Finalmente, ambos fallaron en el selling, en especial el ex-Shield. Se supone que Seth quedó tocado de la espalda cuando lo atacó el escoces y luego del cuello con el limbwork de Ziggler. Pero nada de eso se refleja cuando este logra remontar la ofensiva.  En resumen, es un match que falla en algunos aspectos, pero que considero merecedor de una calificación positiva.

Valoración: 3 jumbitos y 1/4

Exit mobile version