Connect with us

Artículos

El efecto del shock: Un estigma en el wrestling

Published

on

El Shock un estigma en el wrestling

Hace unos días fuimos testigos de quizás una de las peores decisiones creativas no solo en WWE sino en la industria del wrestling en el último tiempo. La idea fue clara, hacer que Austin Theory canjeara su maletín del Money in the Bank por una oportunidad por el campeonato de los Estados Unidos en posesión de Seth Rollins, en una lucha que al final terminó perdiendo Theory. Seguramente en un acto impulsado por la idea de que un shock sorpresivo le daría un gran impulso al rating de RAW.

¿Top 10 peores decisiones en la historia de WWE?

Los problemas del bookeo

Esta idea, de partida, presenta dos problemas: el primero y más obvio sería la devaluación del concepto del maletín, un objeto que se creó para tener un premio durante una lucha en WrestleMania.

El concepto del maletín se enfoca en otorgar al ganador la posibilidad de canjearlo por una oportunidad en cualquier momento, en cualquier lugar y en cualquier estipulación por una oportunidad titular, siendo una puerta de entrada al main event para los luchadores más jóvenes e inexpertos.

CM Punk fue uno de los muchos beneficiados por el maletín del MITB.

Como es natural, algunos terminan teniendo éxito como portadores (Edge, CM Punk, RVD o Seth Rollins) u otros fracasando en el intento (Baron Corbin, Damien Sandow o ahora Austin Theory).

El segundo es que gracias a este canjeo fallido la imágen de Theory queda por los suelos ante los ojos del fan promedio del wrestling. Esto podría suponer la decadencia de un luchador, dejándolo como un mero hazme reír en algo de lo que muchas veces es cuesta reponerse.

El concepto del shock

Un shock es cuando de manera sorpresiva se consigue generar una reacción genuina en el espectador, misma que puede ser beneficiosa o nociva para el producto según sea el caso. La finalidad suele estar ligada a impulsar las ventas de un producto, ya sea audiovisual o escrito, algo que se traduce en más dinero para quienes lo producen.

En el mundo de la televisión existen muchos tipos de shock que pueden ir desde matar un personaje muy querido por los fans, el regreso de un personaje ya sea debido a una resurrección o porque regresó a la ciudad. También está el famoso salto del tiburón.

El salto del tiburón

El salto del tiburón es un concepto utilizado para referirse a un cambio de 180 grados en una historia. Un ejemplo de este sería cuando Raditz llega a la tierra para explicar que Goku es un extraterrestre, modificando en el proceso todo lo que se le había presentado al espectador anteriormente.

La inclusión de Raditz y los saiyajin alargaron el tiempo de vida de Dragon Ball.

Otro ejemplo similar sería cuando Hannah Barbera tomó la decisión de reemplazar a los protagonistas de Scooby-Doo (Fred, Daphne y Velma) para meter a Scrappy, un peronsaje que destacó por convertirse en un “Primo Oliver”, un personaje metido con calzador, que desentona con todo el universo ya establecido, llegando a ser molesto para el espectador.

En estos dos ejemplos vemos uno que funcionó a mediano plazo ayudando a extender el tiempo de vida de la serie y otro que solo terminó por acelerar la muerte de la misma.

El shock en WWE

Ahora cuando hablamos sobre el fenómeno del shock en el mundo del wrestling, este se puede traducir en tres cosas: los turns, los debuts “sorpresivos” y los cambios titulares. En el caso de WWE hemos tenido muchos ejemplos siendo algunos de los más conocidos el debut de AJ Styles, el canjeo de Edge en New Year’s Revolution o el fin de la racha Invicta del Undertaker.

En si los shocks pueden resultar beneficiosos si sabes utilizarlos, pero el problema llega cuando tratas de sostener tu producto a base de ellos. Hoy en día con el cambio de mando en WWE hemos visto como Triple H se hizo con el control creativo de la empresa, algo que para muchos fue como un sueño hecho realidad al dejar atrás lo viejo para dar paso a lo nuevo…

Edge ganando el campeonato de WWE tras vencer a Cena ante la sorpresa de todos los asistentes.

O eso sería si Levesque no tuviera un largo historial de malas ideas en su haber como miembro del equipo creativo de NXT. Actualmente el producto de WWE se ha convertido en uno donde lo que premia es traer de vuelta a cuanto luchador sea posible y cambiar los campeonatos de manos en pos de dar algo de que hablar a lo largo de la semana.

Los debuts o regresos si bien son un atractivo que podría resultar beneficioso para el show, solo funcionan si son para fortalecer alguna división, ayudando en la construcción de rivalidades. Algo que no funciona si pasado una semana los dejas en el olvido al no tener planes para ellos.

Por su parte, el cambiar de campeones como si el título fuera una papa caliente solo lo ayuda a que el mismo campeonato pierda relevancia al mismo tiempo que perjudicas al luchador que lo ostenta. Eso pasa con los tags femeninos.

La habilidad creativa de Triple H

No es de extrañar que Levesque esté empeñado en abusar de estos elementos que generan shock, pues genera interacción rápida en redes sociales. La cultura del like manda y cae constamente en esa aprobación.

El tema que el espectador tarde o temprano se dará cuenta que mientras ocurre esto, seguimos estancados en las mismas rivalidades desde hace tres meses. Con una storyline que parece nunca llegar a su fin entre Bianca y Bayley, El acosador de The Miz o McIntyre teniendo que lidiar con Karrion Kross cuando en Clash at the Castle era el escenario perfecto para un cambio de título.

Bianca Belair vs Bayley Once in a LifeTime.

Esto deja en evidencia que Levesque de momento ha sido incapaz de generar nuevas historias, limitándose a generar reacciones a base de un recurso barato para poder encubrir su poca habilidad para construir algo desde cero.

Y es to es algo que no resulta nuevo, ya que si echamos una mirada atrás recordamos el mal uso de varios muy interesantes luchadores de NXT, o el tiempo que demoró en explotarlos.

Conclusión

Con esto no estoy tratando de decir que todo lo hecho por Levesque sea malo (lo de los campeonatos midcard está bastante bien). Pero sí hay una necesidad de cambiar la mentalidad que ha tenido estos últimos meses para llevar los shows, porque de seguir por la misma línea, todo puede terminar explotandolé en la cara, al quemar recursos que resultan sumamente imprescindibles a la hora de manejar un show de wrestling tan longevo como lo es el producto de WWE.

Solo el tiempo dirá si Hunter es capaz de aprender de sus errores y mejorar sus decisiones respecto al bookeo de los shows. Por supuesto que tiene margen ya que lleva poco tiempo en lo que significa bookear en el main roster, con toda la estructura y responsabilidad empresarial que hay detrás. No hay que matarlo aún, sin embargo, tampoco endiosarlo cuando hay motivos contundentes para no hacerlo.

Cosas como la vista el lunes en RAW, con ese se afán de Levesque por generar reacción a corto plazo es complejo, porque ya destruyó aún más un elemento como lo es el concepto del Money in the Bank.

Theory tiene la ventaja de ser joven, algo que le beneficia a la hora de recuperar su credibilidad a futuro, pero hemos visto casos como los de Corbin o Sandow quienes tuvieron múltiples complicaciones a la hora de dejar atrás el estigma de haber fracasado el canjeo, siendo relegados a gimmicks cómicos por varios años.

Si Triple H tiene esa idea de mantenerse relevante por medio de este recurso del “shock” que en su mayoría de caso solo suele ser perjudicial puede que se complique más de la cuenta.

En otros temas.

Fanático empedernido de la animación y la lucha libre en general. Sí. Mi almohada es completamente normal. Quejas y recomendaciones acá: [email protected]

Comments
Este sitio usa cookies para su mejor funcionamiento    Ver Política de cookies
Privacidad